Usar mascarilla en casa ayudaría a detener contagios

0
794

Uno de los pocos alivios que tenemos en la pandemia es quitarse la mascarilla cuando se llega a casa después de una ida a la tienda. Sin embargo, si tienes familia allí, un nuevo estudio sugiere que es posible que desees continuar usándola.

El estudio, que se publicó en BMJ Global Health, el jueves, mostró que usar una mascarilla en casa era 79% efectivo para prevenir la propagación del virus, pero solo cuando los miembros de la familia comenzaron a usar mascarillas antes de que aparecieran los síntomas en la primera persona infectada. Limpiar la casa frecuentemente con cloro o desinfectantes fue casi igualmente efectivo al 77%.

“Este estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas, pero que las precauciones [intervenciones no farmacéuticas], como el uso de mascarillas, la desinfección y el distanciamiento social en los hogares pueden prevenir la transmisión del covid-19 durante la pandemia”, dice el estudio.

En febrero, los funcionarios chinos dijeron que la mayoría de los casos que estudiaron no provenían de supermercados o escuelas, sino de familias. De los más de 1.000 casos de grupos estudiados, el 83% fueron identificados como grupos familiares, según Wu Zunyou, un experto en virus del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China.

Si bien se sabía que el distanciamiento físico y el uso de tapabocas podrían prevenir la transmisión de la enfermedad en la comunidad, había poca evidencia para probar si era efectiva dentro de las familias.

Para el nuevo estudio, los investigadores llamaron a 460 personas de 124 familias, en Beijing, que vivían con una persona infectada y les preguntaron sobre la higiene de su hogar y otros comportamientos durante la pandemia.

Los investigadores encontraron que 41 de las 124 familias vieron que el virus se transmitía desde la primera persona infectada a otros miembros de la familia, totalizando 77 adultos y niños infectados. Pero las familias que limpiaban sus hogares con desinfectantes a diario, abrían sus ventanas y se mantenían separadas al menos un metro tenían menos riesgo de propagar el virus, incluso en hogares con más gente.

Las familias que tuvieron contacto diario cercano, como comer alrededor de una mesa o mirar televisión juntas, se asociaron con un riesgo 18 veces mayor. Según el estudio, el contacto cercano diario con un miembro de la familia que mostraba síntomas aumentaba el riesgo para los demás, incluso si comenzaron a usar tapabocas en ese momento.

El estudio no está exento de críticas

Algunos miembros de la comunidad científica, que no participaron en el estudio, están reconociendo su importancia.

“Este es un documento importante porque llega en un momento en que, a medida que se flexibiliza el confinamiento, existe el riesgo de que una persona que ingrese a la casa se haya infectado (por ejemplo, mientras está en el transporte público o en el lugar de trabajo), pero no es consciente de esto”, dijo en un comunicado la profesora Sally Bloomfield de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

La profesora Trish Greenhalgh, de la Universidad de Oxford replicó su respuesta, diciendo que la práctica de usar mascarillas en casa es “quizá la más interesante, ya que es algo que pocas personas hacen actualmente en sus propios hogares, especialmente cuando no son sintomáticos”.

“Es preocupante, mientras que las personas que usaron una máscara antes de que se sintieran sintomáticos con covid-19 eran significativamente menos propensas a pasársela a otros en el hogar, aquellos que solo comenzaron a usar la máscara después de que se volvieron sintomáticos no pudieron proteger a los miembros de la familia”, agregó Greenhalgh.

Pero otros han señalado las limitaciones del estudio, incluidas las que los autores también reconocieron.

“La entrevista telefónica tiene limitaciones inherentes, incluido el sesgo de memoria”, dice el estudio. “Los resultados de la evaluación del uso de máscaras fueron confiables, pero no recopilamos datos sobre la concentración de desinfectante utilizado por las familias”.

El Dr. Antonio Lazzarino, del University College London, dijo que el estudio en sí no es suficiente para hacer recomendaciones oficiales de ningún tipo.

“Este estudio no es una ciencia sólida, ya que tiene varias limitaciones en la concepción y en el análisis estadístico”, dijo en un comunicado. “La principal limitación es que fue diseñado a nivel familiar, en lugar de a nivel individual”.

Lazzarino también señaló que el estudio no hizo una distinción entre si las familias usaban máscaras N95, mascarillas quirúrgicas o tapabocas de tela básicos.

*Con información de CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí