ACTUALIDAD

Una nueva revisión al IUSI

9 octubre, 2018 Abelardo Medina

En un espacio preparatorio para el Encuentro Nacional por el Desarrollo (Enade) 2018, se incluyó en la discusión el efecto que sobre la construcción, especialmente de vivienda popular, ocasiona el cobro del Impuesto Único Sobre Inmuebles —IUSI—.  

Conforme datos presentados por los organizadores del Enade, el déficit habitacional a la fecha asciende a 2 millones de viviendas;  lo que deriva de la convergencia de varios factores entre los que destacan: la falta de certeza jurídica y de acceso al sistema crediticio,  bajos ingresos salariales, creciente informalidad y el inapropiado sistema tributario.

Es importante comentar que, para analizar el escenario tributario que rodea a la adquisición y mantenimiento de viviendas, debe evaluarse a las mismas como una mercancía, de tal forma que en el proceso intervienen el IUSI, el Impuesto al Valor Agregado  pagado en la adquisición, el Impuesto Sobre la Renta aplicable en las ganancias de capital y el Impuesto a la Distribución de Cemento, cuya exigua recaudación debiera ser la fuente principal para financiar la política de vivienda.   

En todo caso, el IUSI tiene como propósito fundamental ser una fuente de ingresos directa para las municipalidades, de tal forma que, con sus propios recursos, las mismas dispongan de mecanismos para financiar obras de infraestructura e interés común de sus habitantes.

Conforme los datos obtenidos, en 2017 el IUSI representó una recaudación de Q1,041.9 millones (0.19 por ciento  del PIB), el 80 por ciento es obtenida por los municipios del departamento de Guatemala, y el 42.2 por ciento del total, por la Municipalidad de Guatemala.   

De las municipalidades que cobran el impuesto, 211 cobran menos de Q1 millón al año  y 100 de ellas registran menos de Q100,000 anuales. La información obtenida muestra que, lamentablemente, para la mayor parte de las comunas del país, el IUSI es residual, prefiriendo financiar sus operaciones con la asignación que les traslada el Organismo Ejecutivo.

No es de esa forma en las comunas del departamento de Guatemala, en donde el IUSI tiene una aplicación discrecional y bastante heterogénea, afectando en primera instancia a las personas que adquieren sus viviendas por intermedio de crédito bancario, debido a que las municipalidades toman como referencia los valores escriturados, los cuales, se encuentran muy cercanos al valor de mercado.

En segunda instancia, a aquellos que al realizar una mejora en sus viviendas y luego de la aprobación de una licencia de construcción, las municipalidades, en forma unilateral asignan un nuevo valor para el pago del impuesto. En sentido contrario, y debido a que el cobro del IUSI se aplica inicialmente a partir de los autoavalúos que los ciudadanos realizaron cuando entró en vigencia el impuesto, a finales de los noventa, muchas residencias de lujo continúan haciendo pagos con valores muy por debajo del mercado, e incluso del registrado, debido a que no hay mecanismos reales de ajuste.

Por ello, la promoción de la construcción masiva de viviendas para los grupos populares, totalmente deseable para la sociedad,  implica la revisión del esquema tributario en la adquisición de vivienda, no solo del IUSI, pero en este último caso, un reordenamiento de tal forma que se logre que los dueños de las residencias de mayor valor paguen proporcionalmente más, de acuerdo con su capacidad de pago.

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS