ACTUALIDAD

Tzolkin y Haab, los calendarios lunar y solar

27 diciembre, 2018 Redaccion Contrapoder

Existe una gran diversidad de calendarios y cada grupo social puede utilizar uno o la combinación de varios,  dependiendo del ciclo o de lo que quiera registrarse con ellos. Sirven para alcanzar un consenso colectivo del cálculo del tiempo y fijar fechas de festividades, rituales y eventos significativos para dicha sociedad.

Los primeros calendarios se desarrollaron con base en la Luna, registrando sus fases y los encontramos por todo el mundo desde el periodo Neolítico. Luego se desarrollaron los calendarios solares que registran los fenómenos y variaciones que ocurren durante la vuelta anual de la Tierra alrededor del Sol. Gracias a los calendarios podemos saber sobre los ciclos de las estaciones, la época de lluvias y la seca, duración del día y de la noche, etc.

Los calendarios solares, cuya duración es de 365 días, son fundamentales para la agricultura pues la observación sistemática del ciclo anual permite determinar la mejor época para sembrar y cosechar y también establece una referencia para determinar edades, calcular fechas hacia atrás y hacia adelante y registrar la historia.

A pesar de que los calendarios solares son los más utilizados en la actualidad, continuamos empleando los lunares para establecer fechas o festividades religiosas, por lo que se les considera calendarios rituales. Es una práctica común que el día del nacimiento de una persona determina el nombre que recibirá.

Un ejemplo de la combinación de ambos calendarios está en la cultura maya y también en el mundo occidental contemporáneo.  El calendario maya es complejo y sirve a una variedad de propósitos tanto prácticos como esotéricos. Se registraban ciclos recurrentes de tiempo basados en el movimiento de los cuerpos celestes, el Sol, la Luna y el planeta Venus.

Páginas del Códice París en donde están representadas las constelaciones de las Pléyades “Serpiente de cascabel” y la constelación de Géminis “Tortuga”.

La cuenta del tiempo entre los mayas se compone de días (kin) periodo de 20 días (winal), periodo de 360 días (tun), conjunto de 20 tunes (katun), 20 katunes (baktun) y así sucesivamente,  en múltiplos de 20 hasta el infinito.

El calendario solar, llamado Haab, se compone de 18 periodos de 20 días (winales) más un periodo de 5 días (wayeb) para formar 365 días (kines) por lo que algunos consideran que tiene 19 meses, pero en realidad son periodos regulares de días, más un periodo corto para completar la secuencia anual. Los días del wayeb se consideraban aciagos por lo que se efectuaba una serie de prácticas y rituales para asegurarse de obtener un buen augurio.

El calendario lunar, Tzolkin, se conforma de una serie continúa de 20 días combinados con el numeral 13 para un total de 260 días y se considera un almanaque sagrado. Este calendario sirve para determinar el patrón de la vida ritual y provee la base para realizar profecías.

La cuenta del tiempo se efectuaba mediante la combinación ininterrumpida de los calendarios solar y lunar. Con este sistema, cada fecha se repite únicamente cada 52 años, que se llama “Rueda de calendario” y es una cuenta cíclica del tiempo.

Los mayas también tenían una forma continua de contar el tiempo partiendo de un punto fijo o fecha era, llamada la Cuenta Larga, que nos permite correlacionar las fechas de las antiguas inscripciones mayas con cualquier otro calendario. Si se tiene una fecha solo en rueda de calendario es poco probable que podamos establecer con exactitud una fecha equivalente en nuestro calendario, debido a que ésta se repite cada 52 años, lo que haría muy difícil determinar con qué año de nuestra vida es equivalente, si no tenemos el referente en cuenta larga.

En la mayoría de inscripciones mayas las fechas se registran tanto en la Cuenta Larga, como en la Rueda de Calendario, pues se indica la posición de la Luna y se menciona a la deidad patrona de esa fecha particular. La mayoría de calendarios del mundo registra las mismas cosas, en el calendario gregoriano se indica el día, semana, mes y año que le corresponde y algunos almanaques traen las fase de la luna (útiles para los que trabajan con plantas y/o animales) y el Santo patrono del día. En el calendario maya se anota la fecha en Rueda de Calendario así como el kin, winal, tun, katun y baktun respectivo, la fase de la Luna y la deidad patrona de esa fecha.

(Colaboración de Liwy Grazioso, Museo Miraflores).

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS