ACTUALIDAD

Esta es la colorida tradición que engalana las calles de Guatemala en Semana Santa

17 marzo, 2019 Candy Grajeda

Como todos los años, la época cuaresmal se llena de tradición y color a través de las alfombras procesionales que decoran las calles de Guatemala.

La fé y devoción de los feligreses queda plasmada a través de diversos diseños y colores que poseen las alfombras.

Para esto, los pobladores hacen uso de distintos materiales como el aserrín de colores, flores, e incluso frutas y verduras.

Los turistas viajan a distintos puntos del país para admirar esta actividad.

Remontados a la historia

El historiador y propietario de la Casa de la Cultura en Mixco, Osberto Gómez compartió acerca de los orígenes de estos “Monumentos efímeros”.

Comentó que estas tradiciones son propias de los mayas, quienes las utilizaban en altares para sus dioses.

Sin embargo, con la llegada de los españoles a Guatemala, se produjo un factor de transculturación.

Mismo que adoptó ciertos comportamientos de los mayas para adaptarlos como propios pero dirigidos a su Dios y santos católicos.

Gómez expresó que eso le dio otro cádiz al cristianismo latinoamericano, porque utilizaban peculiares ofrendas.

Algunas de ellas, se basaban en colocar frutas en jacales, en las alfombras para dar a Dios olores agradables, aseveró.

Contó que, en un principio, se solía hacer uso solamente de pino, pero con el tiempo fueron usando aserrín y frutas.

Mismas que siempre iban dirigidas como ofrendas a Dios por parte de los cristianos, y que se caracterizó como una tradición multicolores.

Parte de esta devoción mostrada por los fieles se basa en agradecimiento por alimentos y todas las bendiciones recibidas señaló.

Foto: Sergio Osegueda

Monumentos efímeros, alfombras de Guatemala

Así mismo explicó que existen 2 maneras de devoción por las que las y los guatemaltecos realizan estos “monumentos efímeros”.

El primero es por gratitud debido a los favores recibidos, guiados por un fin emocional y espiritual, aeguró el historiador.

Además remarcó que para estas actividades siempre se invierte dinero, flores, alimentos, trabajo y esfuerzo.

También agregó que la segunda razón se debe a la riqueza cultural del país, que engalanan la semana santa.

Porque esto permite mostrar al mundo, no solo la devoción sino también, el arte que los guatemaltecos demuestran.

Por ejemplo, resaltó una peculiar alfombra que se realiza en Mixco, “esta no lleva aserrín, sino que se hacen con pedazos de vidrios”.

Todo el año, la cofradía de la ciudad mixqueña consigue botellas de vidrio de colores, y las quiebran para elaborar estas alfombras.

Don Osberto, expuso que hay algunas que se elaboran con ramas de árboles olorosos como el corozo.

Foto: Sergio Osegueda

Ofrendas y caridad

Muchas opiniones se han generado con respecto a usar frutas y verduras en las alfombras, específicamente en La Antigua Guatemala.

No obstante, el simbolismo religioso y los motivos eucarísticos, han hecho que en ciertas procesiones se requiera de alimentos.

Esto se debe a que, durante el paso de Jesús, hay personas que recogen las frutas y las comen como algo sagrado.

Aparte, porque lo sobrante es utilizado por las cofradías o hermandades para llevar donar al centro del Hermano Pedro.

Mismo que sirve para los ancianos del lugar, además de cumplir con los principios de la cuaresma: oración, ayuno y ofrenda, mencionó.

Paso procesional

Normalmente se sabe que para los rezados, las marchas son alegres y con acompañamientos de sones, manifestó Gómez.

Pero, en las procesiones, las melodías son más tristes, y por su rítmica es que el timonel va marcando el paso.

Estas personas son designadas por las hermandades, para poder dirigir y guiar al cortejo procesional que va cargando.

Ya que dependiendo de cuán grande sea la procesión, deben ir dos personas adelante, dos atrás y una en medio del cortejo.

Por último, contó que las vestimentas de las imágenes, son realizadas y bordadas por sastres.

Estas prendas son donadas por devotos que invierten bastante dinero para otorgar “las mejores galas a sus santos”.

Agregó que en Santa Lucía Cotzumalguapa, el sastre de los nazarenos de Guatemala, es el señor Ramiro Gálvez.

Afirmó que cada procesión tiene una gran inversión que no baja de al menos de medio millón, y posee adornos de mejor calidad.

Foto: Sergio Osegueda

Lee más: Miércoles de ceniza: muestra de fe y devoción para los feligreses guatemaltecos

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS