ACTUALIDAD

«Shutdown» o paralización del gobierno en Estados Unidos, amenaza Trump

30 julio, 2018 Isabel Soto

Donald Trump está dispuesto a recurrir al cierre del gobierno federal o shutdown si los congresistas demócratas siguen frenando el proyecto de seguridad en la frontera sur de Estados Unidos.

La adopción de esa medida  implicaría la interrupción de los fondos destinados a servicios esenciales y redundaría en la salida temporal de funcionarios o empleados públicos.

La batalla campal contra el ingreso de inmigrantes en condición irregular es uno de los ejes de la administración de Trump.

Por ello, el mandatario insiste ante sus oponentes políticos que liberen los recursos requeridos para la construcción del muro divisor entre Estados Unidos y México.

La estrategia de Trump está dirigida a lograr un sistema de inmigración mucho más selectivo, con base en el mérito.

“¡Necesitamos que grandes personas vengan a nuestro país!”, puntualizó

Con ese afán, amenazó con el eventual shutdown del gobierno federal, pero también con acabar con el sistema de lotería para conceder la residencia permanente en el país a personas migrantes.

Asimismo, pretende acabar con los arrestos de quienes intentan ingresar por vías ilegales al territorio y con la liberación de estos tras un proceso que muchas veces lleva a su aceptación.

Es decir, cada persona detectada en el intento de atravesar la frontera podrá ser regresado a su país de origen sin derecho a un proceso judicial.

A su juicio, los inmigrantes irregulares usan a los niños «para sus propios fines siniestros” y esto también hay que acabarlo.

“Los demócratas, que quieren fronteras abiertas y se preocupan poco por la delincuencia, son incompetentes, pero tienen los medios de comunicación falsos casi totalmente de su lado”, escribió en su cuenta en Twitter.

Shutdown a la orden del día en EE.UU.

El cierre de la administración o del gobierno​ es una especie de cierre patronal.

Por lo general, ocurre cuando el presidente y una o ambas cámaras del Congreso no pueden resolver los desacuerdos sobre las asignaciones presupuestarias antes de que concluya el año fiscal.

Desde 1976 hasta la fecha tuvieron lugar 19 cierres de la administración en Estados Unidos.

Los dos últimos ocurrieron durante la gestión del multimillonario, quien desde mayo de 2017 espetó que «este país necesita un buen shutdown para arreglar este lío».

“Si no cambiamos la legislación, si no acabamos con los resquicios por los que se permite a los asesinos entrar al país y seguir matando […], si no lo cambiamos, entonces tengamos un cierre”, fustigó en febrero de 2018.

Ya el 20, 21 y 22 de enero tuvo lugar un primer cierre de gobierno con la Cámara de Representantes, el Senado y el Ejecutivo controlados por un mismo partido.

Ello coincidió con el primer aniversario de la toma de posesión del presidente y fue propiciado por los demócratas, después que Trump y los republicanos trataran de usar como arma de negociación el futuro legal de los dreamers o inmigrantes que llegaron de forma irregular con sus padres, cuando eran niños, a Estados Unidos.

El segundo inició el 9 de febrero, cuando el senador republicano Rand Paul bloqueó la votación en protesta por el aumento del gasto y del endeudamiento que prevén las cuentas.

La amenaza de un próximo shutdown podría hacerse realidad este viernes o el 1 de octubre.

No obstante, la segunda fecha está cercana a las elecciones legislativas, en las cuales debe decidirse si los republicanos mantienen el control de las dos cámaras del Congreso.

Esto hace suponer que a pesar del empeño en lanzar el desafío, Trump reconsiderará esta opción.

Posibles efectos del shutdown

  1. Baja de un gran número de empleados públicos, sin retribución monetaria.
  2. Militares y empleados continúan en labores, pero probablemente sin recibir los pagos correspondientes.
  3. La seguridad social, el control del tráfico aéreo y la Administración de Seguridad en el Transporte serán financiados, aunque sus empleados no estén trabajando.
  4. El Servicio Postal tampoco dejará de atender a los residentes, porque es independiente del Estado.
  5. Pueden cerrar todos los parques nacionales y las oficinas de trámites de pasaportes.
  6. El cierre afectaría especialmente a los residentes de Washington D.C., porque el presupuesto de la capital  proviene del Congreso.
  7. Escuelas, servicios públicos y la recogida de basura pueden cerrar en esa urbe.
  8. Los congresistas continuarán recibiendo su paga, porque esta no puede ser alterada salvo por una ley ad hoc.

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS