Canal Antigua

Somos información

Según un estudio el abuso sexual está relacionado con daño cerebral en mujeres

4 minutos de lectura

Las mujeres que han sido agredidas sexualmente tienen un mayor riesgo de desarrollar un tipo de daño cerebral que se ha relacionado con el deterioro cognitivo, la demencia y los accidentes cerebrovasculares, encontró un nuevo estudio.

«Podría ser abuso sexual infantil o agresión sexual en la adultez», dijo la autora del estudio Rebecca Thurston, profesora y directora del Laboratorio de Salud Bioconductual de la Mujer en la Escuela de Graduados de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh.

«Según los datos de la población, la mayoría de las mujeres sufren agresiones sexuales cuando se encuentran en la adolescencia y la adultez temprana», agregó, «por lo que probablemente estas sean experiencias tempranas de las que estamos viendo las marcas más adelante en la vida».

Manifestaciones físicas

El nuevo estudio, presentado el jueves en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia, se suma a un creciente cuerpo de investigación sobre el impacto a largo plazo de la agresión sexual en el cuerpo y la mente.

«Necesitamos mantener nuestra atención en este tema de la violencia sexual contra las mujeres y no dejar que se escape de la pantalla del radar de la sociedad, porque sigue siendo un problema importante de salud de las mujeres», dijo Thurston.

Estudios anteriores han encontrado que el trauma sexual está relacionado con niveles más altos de triglicéridos y presión arterial en la mediana edad, y un riesgo tres veces mayor de desarrollar placa carotídea, todos factores de riesgo clave de enfermedad cardíaca.

Además, un estudio de 2018 que realizó Thurston encontró que las mujeres que informaron haber sufrido una agresión sexual previa tenían tres veces más probabilidades de experimentar depresión y el doble de probabilidades de tener una ansiedad elevada e insomnio que las mujeres sin antecedentes de trauma sexual.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), la depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño están relacionados con peores resultados de salud, incluida la enfermedad cardíaca.

Las estadísticas de los CDC también muestran que más de 1 de cada 3 mujeres en EE.UU. (y 1 de cada 4 hombres) sufren agresión sexual al menos una vez en la vida. Teniendo en cuenta el impacto generalizado, Thurston dijo que los médicos deberían preguntar a sus pacientes sobre cualquier trauma sexual previo y luego monitorear cuidadosamente el riesgo cardiovascular de la mujer a medida que envejece.

Las mujeres que han sufrido un trauma sexual también deben sentirse empoderadas para hablar y decirles a sus médicos, agregó.

«Comparte absolutamente esta información con tus proveedores de atención médica», dijo Thurston. «Esto no es culpa tuya, así que comparte lo que te sientas cómoda con revelar. Es información importante que tiene implicaciones para tu salud física y tu bienestar emocional».

Observando el cerebro

El nuevo estudio, que se publicará pronto en la revista Brain Imaging and Behavior, buscó signos de hiperintensidades de materia blanca en los escáneres cerebrales de 145 mujeres de mediana edad sin antecedentes de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular o demencia. Sin embargo, el 68% de los participantes había experimentado un trauma, y para el 23% de las mujeres, ese trauma fue una agresión sexual.

Las hiperintensidades de la materia blanca, que aparecen como pequeñas manchas blancas en las resonancias magnéticas, son marcadores de interrupciones en el flujo sanguíneo que han dejado daño en el cerebro.

«Utilizando imágenes cerebrales, encontramos que las mujeres con antecedentes de agresión sexual tienen mayores hiperintensidades de materia blanca en el cerebro, lo cual es un indicador de enfermedad de vasos pequeños que se ha relacionado con accidente cerebrovascular, demencia, deterioro cognitivo y mortalidad», dijo Thurston.

El estudio controló otras enfermedades y afecciones que afectarían el desarrollo de hiperintensidades de la materia blanca, como la edad, la hipertensión, el tabaquismo y la diabetes. El estudio también controló los trastornos emocionales, como la depresión, la ansiedad y los síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El aumento de las hiperintensidades de la materia blanca «no se explicó por estos síntomas subjetivos de angustia», dijo Thurston. «Es casi como si tu cuerpo tuviera una memoria que puede no manifestarse completamente a través de síntomas psicológicos. La agresión sexual también deja huellas del trauma en nuestros cerebros y cuerpos».

 

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *