ACTUALIDAD

SEDUNGA: El canto de un pueblo que nunca fue esclavo

30 diciembre, 2017 Redaccion Contrapoder

También conocida como “la parranda garífuna”, Sedunga es un género musical que la nación garinagu interpreta en diferentes ocasiones. Suele acompañar los velorios y otros acontecimientos sociales, de una comunidad constituida por descendientes de africanos y caribeños.

El origen de los garífunas se remonta a 1630, cuando dos barcos españoles naufragaron en la caribeña isla de San Vicente, librando de la esclavitud a un grupo de africanos occidentales que era el cargamento de esas embarcaciones.  Los africanos se integraron a la cultura predominante del lugar. 

El músico David de Gandarias, quien desde hace 20 años estudia y trabaja con la comunidad garífuna en el país, señala: “Son, si no la primera, una de las primerísimas etnias indígenas negras en América. Nunca trabajaron como esclavos, pues eran personas que traían en los barcos, hacían motines y a veces, hundían los barcos”.

Ellos fueron poblando las costas de las Antillas Menores, desde el Orinoco. Ahí viven los arahuacos, con los que se mezcló esta etnia. Por ende, la lengua de ellos tiene distintas estructuras: “Aparte, hay vocablos en francés, inglés y dependiendo de la región, en español. Pero la estructura es arahuaca”.

“Sedunga se interpreta en eventos como velorios, pororó, yurumen y otros”, cuenta Anthony Domínguez, músico garífuna de 18 años que integra un grupo musical llamado Africa Dance, de Puerto Barrios, Izabal.

“Nos motiva demostrar nuestra cultura: de dónde somos, qué   preferimos. Nos gusta mostrar nuestras raíces y somos un pueblo que baila desde la infancia. En Africa Dance también tocamos salsa, hip hop  y  otros géneros.

Entre los integrantes del grupo, están: Keyla Martínez, 16 años; Ashley Reyes, 15; Anthony Domínguez, 18; Junior Martínez, 17; Bryan Palacios, 15; y Julissa Barrera, 17.

Se debe tener cuidado de no caerle mal a algún cantor, porque si no, se lo lleva a uno la tristeza porque le hacen su canción”.

Música festiva y sagrada

Según de Gandarias, “existe diferencia entre el arte de la cultura dominante y el de las culturas subalternas. Esto quiere decir que es muy distinto el arte garífuna. No es un arte de contratos, escenarios ni montajes, pues se hace en la comunidad. La música permea casi todas las actividades. Hay un canto para hacer una canoa y otro, para sacarla. Un canto para pescar, otro para hacer comida. La música forma parte de la cultura, se vive en las casas y dentro de los templos. Lo garífuna no se entiende solo como guatemalteco, pues va desde Nicaragua a Belice. Es una nación que cruza fronteras”.

Pero así como existe una música festiva, también hay una sagrada.  En su libro “Canto garífuna”, de Gandarias dice que “esta gente tiene una tradición y cultura propias. Conservaron su música con claro origen africano, pero en la que el elemento determinante es el canto, el discurso, la lengua”. 

La música tiene distintas funciones en la comunidad garífuna. Una es contar la historia de la comunidad, como testimonio histórico. Otra es el control social. Por eso, cita de Gandarias, “se debe tener cuidado de no caerle mal a algún cantor, porque si no, le hacen su canción”.

“Otras funciones son de carácter práctico. Hay una música y una danza para cada cosa que cada ser humano hace. Entre sus características principales está que es responsorial, hay un solista y un coro que le responde. Tiene una forma reiterativa y hace diferencia entre el pensamiento negro y el occidental”, indica.

También explica que, como el canto determina el fraseo, la extensión de las palabras determina el desarrollo del canto y el de la música en sí. “De ahí surge lo que nosotros los músicos, llamamos polirrítmico. Otra característica maravillosa, y creo que es única, de la música garífuna es que cada género está ligado a una danza. La punta tiene una danza particular, la chumba, el hügj y el guanáragua, también. La danza tiene una correspondencia con cada uno de los géneros y tiene otra singular característica: el bailarín siempre dirige al músico”. 

También puedes leer: Tony Vásquez: Arte que documenta su época

ARTISTAS DEL DISCO SEDUNGA

Blanca Elida Franzua Martínez
Berta Alicia Sandoval Cayetano
Elvira Álvarez Ciego
Gregorio Baltazar Rochez
Maura Yesenia Lalin Mena
Juan Carlos Sánchez Álvarez
Sofía Blanco Arzú
Xiomara Nectalina Norales Lina

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS