ACTUALIDAD

Descubren a un falso sacerdote tras 22 años y lo destituyen

29 diciembre, 2018 Mario Ramirez

El sacerdote colombiano Miguel Ángel Ibarra Marín dio misas, casó, bautizó y hasta ayudó a construir templos durante 20 años en Colombia, y recientemente llegó a España a ejerer el sacerdocio. Sin embargo, las autoridades eclesiásticas descubrieron hace semanas que Ibarra Marín era un sacerdote falso.

La Diócesis de Ceuta y Cádiz, en el sur de España, informó recientemente que destituyó a Miguel Ángel Ibarra Marín, de nacionalidad colombiana, como sacerdote de la localidad de Medina Sidonia, en el centro de Cádiz, pues una investigación por sus pares colombianos dejó al descubierto que nunca fue ordenado como sacerdote, según un comunicado emitido el 22 de diciembre.

Ibarra Marín llegó a Cádiz en octubre de 2017 por un convenio firmado por la Diócesis de Ceuta y Cádiz con la Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia, en el nororiente de Colombia, dice el comunicado. La arquidiócesis colombiana le informó a la española que tras una «profunda investigación» se concluyó que Miguel Ángel Ibarra «no había sido nunca ordenado sacerdote», agrega la comunicación.

Miguel Ibarra está desaparecido

Una portavoz de la Diócesis de Cádiz y Ceuta le dijo que ellos no detectaron «ningún síntoma ni documentación falsa», pues el presunto sacerdote llegó enviado una autoridad eclesiástica colombiana.

«La documentación que él tenía en Cádiz no tenía ninguna incorrección y por eso ha sido su diócesis de origen, la que tiene toda la documentación previa, la que ha detectado que había algún tipo de problema y por lo tanto ya deriva a todas las demás (parroquias)», manifestó María José Díaz Arce, portavoz de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

El hombre fue notificado el 13 de diciembre de 2018 que debía responder en Antioquia por estos hechos y desde entonces no ha sido visto por la diócesis española, dijo Díaz Arce.

«Sabemos que él tenía que volver a Colombia, pero en la diócesis no está», dijo la portavoz de la diócesis española.

Documentación falsa

El falso sacerdote, que ejerció el cargo durante 20 años, según reportó la Agencia Católica de Información (ACI Prensa), llegó a la parroquia antioqueña con «documentos adulterados» que presentó en Colombia.

Ibarra Marín llegó a Santa Fe de Antioquia en 2011, según ACI Prensa. Durante varios años casó, bautizó y confesó a lugareños, y hasta ayudó a reconstruir el templo en ese municipio, según dijeron sus habitantes.

«Trabajamos en la reconstrucción del templo, en la remodelación del cementerio», le dijo una habitante del municipio, quien agregó que también se consiguió un vehículo para la parroquia local.

«Él no fue ordenado sacerdote, por tanto no es sacerdote, y sencillamente hizo este engaño falsificando documentos», dijo el monseñor Orlando Corrales, obispo de Santa Fe.

Esos documentos decían que había sido ordenado en 1998 en el arzobispado de Tunja, capital de Boyacá, un departamento cercano a Bogotá, la capital de Colombia.

La Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia dijo en un comunicado que tras dudas sobre la ordenación y una investigación profunda se descubrió la verdad.

Lee más: Ofreció visas de trabajo a EE.UU., pero irá a la cárcel

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS