ACTUALIDAD

«El caso es político de forma y de fondo», dice Ricardo Quiñónez

26 septiembre, 2019 Marco Sajquin

Ricardo Quiñónez, alcalde de la ciudad capital, asistió a Torre de Tribunales para presentar pruebas de descargo por antejuicio en su contra.

Quiñónez es señalado en el caso de supuesto financiamiento ilícito del partido Unionista, por el delito de peculado por sustracción.

El jefe edil atendió la citación de la jueza Verónica Ruiz del Tribunal Noveno, para presentar sus argumentos en contra de la solicitud que hiciera la CICIG y el MP.

La reunión fue a puerta cerrada, pero al salir, Quiñónez declaró a la prensa, que el caso en su contra es «político de forma y de fondo».

«Y es así, pues por qué se dio el evento 36 horas antes de las elecciones», dijo.

Además, mostró un diagrama con una línea de tiempo desde su inscripción como candidato, hasta el anuncio del retiro de su inmunidad, prueba que mostró a la pesquisidora.

«Buscaron con premura a un juez para que les otorgara medidas urgentes», declaró Quiñónez, aludiendo al MP y una orden de captura.

El jefe edil aclaró que en la solicitud de antejuicio solo se consigna el delito de peculado por sustracción y no otros.

«Venimos a dar la cara para cumplir con la ley, y con los derechos que tenemos», resaltó.

Los hechos señalados a Quiñónez

El pasado 14 de junio, la CICIG y el MP destaparon un caso que se remonta al periodo de 2011 al 2015 cuando Quiñónez se desempeñaba como vocal I del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana (FAPU).

Según el MP y la CICIG, Quiñónez y el ministro de  Finanzas Públicas, Víctor Manuel Martínez Ruiz, utilizaron fondos del referido proyecto, para financiar gastos del partido.

Con esto, pretendían «perpetuar en la comuna capitalina al partido político Unionista y la administración de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen», según los entes de investigación.

Para ello, los funcionarios y otros, utilizaron el «plan hormiga» y el «plan 8», con los cuales usaban a los trabajadores de la comuna para obtener adeptos hacia el partido.

El denominado “plan hormiga”, consistió en convertir a cada uno de los trabajadores municipales en un «captador» (sic) de votos puerta por puerta, realizando también eventos y actividades de campaña a favor del Partido Unionista (PU) y de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen.

Por su parte, el denominado “plan 8”, fue diseñado para que, por medio de actividades (convivencias, capacitaciones, y similares) en la Municipalidad de Guatemala, se captaran los votos de los trabajadores en favor del PU y de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen, con el objeto que dichos trabajadores, a su vez, se encargaran de buscar nuevos votantes y/o adeptos al Unionista, buscando así un «efecto multiplicador en el voto».

El primer plan se ejecutó desde 2011 a 2015; el segundo, durante los 8 meses anteriores a la contienda electoral de 2015, según la Cicig y el MP.

Quiñónez declaró en esa oportunidad, que los señalamientos solo confirmaban que el «sistema de justicia» se está utilizando en favor de un partido u otro fin.

Lee más: MP ratifica denuncia contra el alcalde capitalino

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS