ACTUALIDAD

Salud atiende a seis niños y dos adultos quemados por erupción volcánica

3 junio, 2018 Isabel Soto

Seis menores de edad y dos personas adultas ingresaron a distintos centros hospitalarios este domingo, en horas de la tarde, con quemaduras de tercer y cuarto grado por el impacto del humo caliente asociado a los desprendimientos del Volcán de Fuego, confirmó el ministro de Salud, Carlos Soto Menegazzo.

De acuerdo con el funcionario, el Hospital Regional de Escuintla recibió a cuatro pacientes -tres niños de 3 a 10 años y un adulto-; mientras que el Hospital Nacional Pedro de Bethancourt de Antigua Guatemala atendió a un mayor de edad con quemaduras de tercer grado en ambos pies, y en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social ingresaron tres pacientes de 6, 10 y 14 años.

Soto Menegazzo exhortó a la población a “alejarse del peligro, en vez de acercarse, como hacen algunos”.

“Las nubes que salen del cono del volcán son nubes de humo caliente y eso es lo que provocó las quemaduras en estas personas”, explicó, al recomendar “cubrirse las vías respiratorias con una máscara y alejarse de donde está la arenilla esparcida, porque eso puede penetrar directamente en los ojos, lo cual traería consigo la aparición de conjuntivitis aguda y hasta de erosiones en la córnea”.

“Los pacientes con problemas pulmonares que se queden en sus casas, que no salgan, porque pueden presentar problemas bronquiales severos, sobre todo en los lugares donde sea más fuerte la influencia de este fenómeno”, afirmó el ministro.

Datos preliminares de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala (Conred) dan cuenta de alrededor de siete personas muertas, 300 heridas y un millón de afectadas, como resultado de la sorpresiva segunda erupción del Volcán de Fuego en 2018.

El director de Conred, Sergio Cabañas, dio a conocer que cuatro personas fallecieron dentro de una vivienda en la aldea El Rodeo, incluido un delegado de esa entidad que pedía a la gente evacuar, cuando una gran cantidad de lava cayó sobre la vivienda, y que dos niños más murieron quemados en un puente, mientras observaban la erupción.

Los desprendimientos de cenizas y lava del coloso alcanzan alrededor de seis mil metros de altura sobre el nivel del mar, mientras que pequeñas avalanchas y flujos piroclásticos descienden por las barrancas Las Lajas y Onda.

En la capital, se pueden observar las cenizas del volcán sobre vehículos, calles y viviendas, así como irritación en los ojos, falta de aire y otras afecciones relacionadas con el fenómeno en transeúntes y viajeros.

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS