ACTUALIDAD

Policía Nacional Civil: desafíos para el 2019

graduacion PNC
15 enero, 2019 Redaccion Contrapoder

La PNC se crea en el marco de los acuerdos de paz, en febrero de 1997, con el Decreto 11-97 del Congreso de la República. El mismo, en su artículo 1 dice: “[…] es una Institución profesional armada, ajena a toda actividad política.

Su organización es de naturaleza jerárquica y su funcionamiento se rige por la más estricta disciplina. […] ejerce sus funciones durante las veinticuatro horas del día en todo el territorio de la República.

Para efectos de su  operatividad estará dividida en distritos y su número  y demarcación serán fijados por la Dirección General. Está integrada por los miembros de la Carrera Policial y de la Carrera Administrativa.

En el reclutamiento, selección, capacitación y despliegue de su personal debe tenerse presente el carácter multiétnico y pluricultural de Guatemala”.

¿Se esta cumplimiento esto? Es decir, ¿se identifican las prácticas institucionales  para alcanzar este fin Lamentablemente la respuesta es ¡no!

En pocos días, la actual administración en el MINGOB cumplirá un año y en este periodo la PNC ha padecido de una serie de decisiones políticas que la han mermado: 1. Tres cambios en la dirección general. 2. Cuatro cambios de mandos estratégicos. 3. Ascensos, remociones y destituciones, sin tomar en cuenta el criterio de carrera y rompiendo normativas internas.

Esto tiene impacto en dos dimensiones- primero, la vida institucional: cambios sin aparente criterio político estratégico y sin las consideraciones técnicas para las remociones y traslados de mando, no permiten visualizar firmeza estratégica, sino más bien improvisación y decisiones erráticas en la gobernanza de la seguridad y la gestión administrativa; lo que da como resultado la ausencia de liderazgo, pérdida del ‘espíritu de cuerpo’ necesario en una policía y pérdida de valor en el mérito, supeditándolo al oportunismo.

Segundo, de esta situación deriva un debilitamiento en los esquemas organizativos de la PNC, pérdida de sentido de la  ‘carrera policial’, donde las motivaciones y el esfuerzo por ‘hacer bien la tarea’ conduce a un cultura del menor esfuerzo y la búsqueda de tráfico de influencias; en los cambios frecuentes de mandos una inevitable sustitución de personal  experimentado, con capacidades especializadas en los diferentes ámbitos de la tarea policial, que obliga a los nuevos mandos -con poca experiencia- a ser erráticos en sus metodologías de trabajo, lo que tendrá inevitablemente impacto negativo para la contención de las acciones delictivas.

Por lo tanto, existen desafíos para 2019: 1. Constituir la carrera policial, integrando  la normativa existente y haciendo efectiva una cultura organizacional del mérito. 2. Una estrategia de formación de capacidades en la estructura policial de escala media en la jerarquía, para preparar nuevos cuadros de mando.

Cabe resaltar que no apostarle a este mínimo, implicaría la disfunción de la gestión policial y un deterioro en la contención del crimen y el delito.

Por: Francisco Jiménez, consultor del CIEN

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS