Una supervisión realizada por la Oficina del Procurador de Derechos Humanos en el hospital San Juan de Dios da cuenta que el hospital aún trabaja con los recursos necesarios aunque hay otros aspectos a mejorar.

Durante el fin de semana la defensora de salud de la Oficina del Procurador de derechos humanos, realizó una inspección al Hospital General San Juan de Dios, para verificar como están trabajando en este lugar ante la emergencia de COVID-19 en el país así como el trato a los pacientes.

Compras de oxígeno

Según se determina por la defensora uno de los puntos a resaltar fue la capacidad de las autoridades hospitalarias para realizar las compras de oxígeno, pues desde el pasado 20 de junio el contrato abierto venció sin que a la fecha se haya realizado una renovación del mismo, por lo que se realizaron compras directas para garantizar el servicio.

Falta de personal para casos de COVID-19

Sin embargo uno de los puntos que más resalta es la falta de personal para la atención de pacientes con COVID-19. A la fecha el hospital ha superado su capacidad para atender a estas personas al tener 3 médicos para cuidar a 91 pacientes ingresados.

A su vez asegura que aunque se hace lo posible por incrementar el tiempo de respuesta de las pruebas realizadas, aún hay personas que deben esperar más de 6 horas para que se les practique la misma.

Pacientes

Ante esta situación, las autoridades del Ministerio de Salud aseguran que en el caso de los pacientes, la demanda es alta, y no solo se trata de pacientes con COVID-19 si no por otras situaciones, como ejemplo atención a personas heridas con arma de fuego.

En torno a la falta de personal, se asegura que se continúa en contrataciones de personal médico y paramédico las cuales se han tenido que remplazar constantemente debido a renuncias por temor a realizar trabajos en áreas de alto riesgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí