ACTUALIDAD

Por fin, Odebrecht alcanzó a Guatemala, sólo era cuestión de tiempo

2 febrero, 2018 Estuardo Gasparico

En su momento se dijo y había razón: comenzar a atrapar a los guatemaltecos que participaron en el entramado corrupto de esta empresa brasileña era solo cuestión de tiempo.

Estuardo Gasparico M.

En una investigación difundida el 21 de diciembre de 2016 por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, se vinculó a la constructora brasileña Norberto Odebrecht con la entrega de sobornos a funcionarios públicos de 12 países, incluida Guatemala, y entonces comenzó un problema que hasta esta semana se reveló casi en su totalidad en el país. He aquí un leve extracto:

Según la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP), se logró establecer que el exministro de Comunicaciones, Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio, gestionó y concertó el pago de sobornos con directivos de Odebrecht a cambio de adjudicación de contratos para la construcción de carreteras, lo que también benefició al excandidato presidencial de Lider, Manuel Antonio Baldizón y al empresario Carlos Antonio Batres Gil.

La CICIG afirma que en el caso Construcción y Corrupción se dio a conocer que la estructura criminal liderada por el entonces ministro de Comunicaciones, Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio, gestionaba cobros ilegales a cambio de realizar los desembolsos a las entidades contratistas. Estos cobros, según se ha documentado en la investigación, consistían en porcentajes que iban desde el 5 al 15 por ciento. Una de las entidades que tenía contratos con el Ministerio de Comunicaciones era la constructora Norberto Odebrecht S.A.

En diciembre de 2011 se realizó la primera reunión entre Alejandro Sinibaldi y un directivo de Odebrecht en Guatemala. En enero de 2012 Alejandro Sinibaldi asumió como ministro de Comunicaciones y a finales de ese mismo año se adjudicó y firmó con Odebrecht el contrato para la rehabilitación de la ruta existente y ampliación a cuatro carriles de la ruta CA-2 Occidente, tramo Cocales – El Zarco – Coatepeque – Tecún Umán. En junio de 2013 se inició la ejecución de la obra.

Siguiendo la modalidad que se evidenció en el caso Construcción y Corrupción, se estableció que Sinibaldi Aparicio pactó un porcentaje de sobornos con representantes de Odebrecht, los cuales debían ser entregados por cuotas cada vez que la empresa recibía los desembolsos provenientes del préstamo internacional. Se utilizaron entidades fuera de plaza (offshore) para realizar contratos por supuestos servicios que nunca fueron prestados y se abrieron cuentas en el extranjero con el fin de transferir los montos ilícitos, a nombre de personas vinculadas a Sinibaldi, Baldizón Méndez y Carlos Arturo Batres Gil. Ellos tres habrían recibido sumas millonarias de parte de Odebrecht.

A partir de junio de 2014 se realizaron transferencias ilícitas a empresas relacionadas con Manuel Baldizón, candidato a la Presidencia en 2011 y 2015, las que perdió y, como dice la canción, “todo se derrumbó”.

Ahora se entiende por qué Sinibaldi y Baldizón abandonaron el país (al primero no se le ha localizado, pero al segundo sí). Lo difícil de comprender es por qué el Estado guatemalteco teme que Odebrecht lo demande. ¿Acaso no debería ser al revés?

Una pregunta sin respuesta: ¿qué piensan hoy los fervientes seguidores de Baldizón durante las elecciones pasadas?

estuardo.gasparico@grupoa.gt

También te puede interesar: Localizan cadáveres de presuntos pandilleros en el Preventivo

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS