Finalizado Argentina 0 3 Croacia

Árbitro: - 21 de junio 2018 12:00 PM

Finalizado Brasil 2 0 Costa Rica

Árbitro: - 22 de junio 2018 06:00 AM

Finalizado Nigeria 2 0 Islandia

Árbitro: - 22 de junio 2018 12:00 PM

Finalizado Serbia 1 2 Suiza

Árbitro: - 22 de junio 2018 12:00 PM

Ver notas del Mundial 2018

ACTUALIDAD

Falta de rumbo del Estado, por la carencia de cohesión y articulación

Ministros
2 febrero, 2018 Adrian Zapata

Recientemente, los obispos de Guatemala divulgaron un comunicado en el cual, en esencia, dicen: “Nos preocupa constatar esa falta de rumbo que muestran los organismos del Estado.”.

El Ejecutivo, que representa la unidad de la Nación, ciertamente no es el Estado total. A este podemos entenderlo como el conjunto de poderes que lo constituyen o bien, en una comprensión más amplia, como integrado también por la población y el territorio. Quiero asociar las palabras de los obispos a los poderes del Estado y la sociedad como tal, particularmente la organizada.

Los religiosos mencionan en su sana crítica al sistema político, al Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, señalando, someramente, las profundas debilidades de cada uno de ellos.

Pero también dijeron: “Nos desconcierta la falta de cohesión y articulación de los sectores sociales, empresariales, académicos y religiosos para levantar al país del profundo agujero en el que ha caído”. Manifiestan, de igual manera, su preocupación por “…el aumento del empobrecimiento de la mayoría de la población”.

Este comunicado no puede ser más oportuno. Resulta relativamente fácil hacer un listado, inacabable sin duda, de las tremendas vulnerabilidades que el Estado guatemalteco muestra. Pero lo esencial es la ausencia de rumbo nacional. En un mundo, en una región donde prevalecen aguas turbulentas, que nuestro país navegue a la deriva, resulta gravísimo.

Guatemala transita movida principalmente por los intereses de seguridad nacional correspondientes a la geopolítica de los Estados Unidos, los cuales, afortunadamente, coinciden de manera coyuntural con nuestras aspiraciones de combatir la corrupción y la impunidad. Pero esas corrientes no pueden imponerse como el rumbo nacional, porque a pesar de la coincidencia referida, no nacen de una visión nacionalmente compartida. Construirla es urgente y necesario.

La crisis que vive el país es, básicamente, política. Su solución, por lo tanto, debe de tal naturaleza. Pensar que la antipolítica es la solución equivale a creer que el tratamiento de una enfermedad debería prescindir de la medicina.

Los obispos nos están dando lo que podría ser la última voz de alerta. Hay que atenderla, más allá de la fe que profesemos o de la cual carezcamos. A mi juicio, el camino sólo puede ser el acuerdo nacional en torno a dos puntos esenciales: no transigir y profundizar la lucha contra la corrupción y la impunidad, aislando a los actores medulares que la practican. Y, en orden de exposición, mas no de importancia, abordar los temas estructurales, de fondo, de naturaleza socioeconómica, cuya desatención por parte del Estado ha construido una bomba de tiempo, con una mecha cada vez más corta.

La salida es multiclasista, multisectorial y plural. Y también es integral, hasta cierto punto, aunque es fundamental no confundir integralidad con maximalismo. Las soluciones graduales se imponen, pero con sostenida progresividad y claridad de rumbo.

Sería un error pensar que visiones sectoriales, por coherentes que parezcan, pueden darnos rumbo nacional. De igual manera, hay que entender que gradualidad no es sinónimo de “etapismo”. Los problemas superestructurales, de orden jurídico y político, deben ser enfrentados paralelamente a los estructurales, de naturaleza socioeconómica.

También te puede interesar: Condenan asesinato de comunicadores en Suchitepéquez

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS