ACTUALIDAD

«Mandíbulas» bate récord por undécima vez con atracón de perros calientes

5 julio, 2018 Isabel Soto

Joseph Christian («Mandíbulas») Chestnut volvió a erigirse campeón al comerse 74 perros calientes o hot dogs, con sus respectivos panes, en 10 minutos.

De este modo el estadounidense llevó a su casa por undécima vez el codiciado título del concurso de la tradicional cadena de restaurantes Nathans.

La última marca implantada por «Mandíbulas» data de 2017, cuando logró engullir 72 panes con salchicha en el ámbito del certamen.

Nathans comenzó a celebrar este tipo de eventos en 1972, a propósito de los acostumbrados festejos del 4 de julio por el Día de la Independencia.

Esta vez miles de personas acudieron a la cita en el paseo de Coney Island, pese a que la temperatura estaba por encima de los 30.

Chestnut tiene 34 años y suele competir en concursos dedicados a medir quién es el que más puede comer.

«Resulta increíble ganar y marcar un nuevo récord», comentó a los periodistas, tras engullir las más de 21 mil calorías para ganar el codiciado Mustard Belt.
Sin embargo, reconoció que «como un corredor de maratones, una vez finalizado me sentí como basura».

El hombre admitió que este año encontró entre los participantes «un ritmo feroz», pero aseveró que, pese al desafío, se sintió bien respecto de los otros 20 concursantes.

¿Quién es Mandíbulas?

Joseph Christian («Jaws») Chestnut es un estudiante de ingeniería, mide 1,80 m y pesa 218 libras.

Nació el 25 de noviembre de 1983, en el condado de Fulton, Kentucky, y en estos momentos es considerado el número 1 en la International Federation of Competitive Eating.

«Mandíbulas» debutó en Coney Island en 2005 y a partir de 2007 ganó todos los eventos de comer hot dog que se celebran  el 4 de julio, en Nathan’s Famous.

Solo en 2015 recibió una aplastante derrota, por la superioridad demostrada por Matt Stonie, pero desde entonces nunca más volvió a ceder.

Chestnut es ahora el comedor de salchichas más reconocido de la historia de ese «deporte», practicado como tradición hace cerca de un siglo, pero institucionalizado desde 1972.

«Hago un concurso de práctica, y luego la recuperación es importante. Tan pronto como puedo comenzar a comer, trato de comer verduras, fibras», explicó en una entrevista concedida a ESPN.

«Y luego, cuando sienta que la comida se ha movido y digerido, tendré un buen día de proteínas, ya sea pescado o pavo, tal vez pollo. Y luego vuelvo y hago un ayuno, donde todo es líquido. Es una limpieza, más o menos, una limpieza de dos días. Y luego, cuando tengo el peso que quiero y sé que estoy vacío, puedo hacer otra práctica», abundó.

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS