ACTUALIDAD

Parece que la «magia» del IPhone ha desaparecido

4 enero, 2019 Mario Ramirez

Hace casi exactamente 12 años Steve Jobs subió al escenario de MacWorld y presentó el iPhone, promocionándolo como un «producto revolucionario y mágico». Su éxito sin precedentes probaría su punto.

El iPhone sobrevivió y prosperó a pesar de la crisis financiera de 2008 y de una larga lista de opciones y duplicados de teléfonos inteligentes más baratos, lo cual catapultó a Apple a convertirse en la empresa más valiosa del mundo.

Ahora parece que el iPhone ha perdido su magia.

En una movida rara para Apple, el presidente ejecutivo Tim Cook advirtió a los inversores en una carta el miércoles que la compañía espera menos ventas para el trimestre de vacaciones debido a las menores ventas de iPhone.

Cook dijo que el déficit proviene principalmente de China, que está luchando contra una economía en bajada y una guerra comercial en curso contra Estados Unidos. Pero los analistas se apresuraron a señalar que el problema del iPhone de Apple probablemente se deba a algo más que a China.

Gene Munster, un analista y socio director de Loup Ventures, consideró que «un tercio del problema» proviene de la decisión de Apple de subir el precio de su gama completa de iPhone, con varios modelos que superan el inigualable precio de US$1 mil. Esta medida «amortigua» el número de personas que buscan actualizarse a nuevos iPhones, resaltó.

En su carta, Cook no mencionó específicamente las alzas en los precios, pero sí admitió que hay otros factores que perjudican las ventas de iPhone fuera de China, incluidos menos subsidios al operador y la decisión de la compañía de ofrecer un reemplazo de batería más barato el año pasado.

Para empeorar las cosas, analistas de Goldman Sachs escribieron en una nota para inversores que Apple es «más sensible» a las tendencias macroeconómicas actuales que hace unos años, porque «se acerca a la penetración máxima en el mercado del iPhone».

Los analistas pronosticaron un «mayor inconveniente» para las cifras de ventas de Apple en el año fiscal que se avecina.

Para los inversores, la noticia fueron un duro despertar. Las acciones de Apple cayeron 9 por ciento durante la noche, lo que hizo que el valor de mercado de la empresa cayera por debajo de Microsoft, Amazon y Alphabet.

«En la era moderna del iPhone anoche fue claramente el día más oscuro de Apple, y representa un período de crecimiento difícil para la compañía», escribió Daniel Ives, analista de Wedbush, en una nota para inversores.

La carta de Cook es un claro recordatorio de la nueva normalidad de la empresa: si quieres creer en Apple ahora, ya no se debe a las ventas de iPhone, sino a pesar de ello.

Incluso antes del último anuncio ya había motivos de preocupación. Varios proveedores de piezas de iPhone recortaron sus propias perspectivas de ventas el año pasado. Apple también conmocionó a los inversores al anunciar en noviembre que dejaría de revelar la cantidad de iPhones vendidos, después de varios trimestres de ventas de iPhone que habían disminuido de forma plana o incluso modesta.

Con su década de rápido crecimiento de ventas de iPhone, Apple cambió para tratar de hacer que los clientes pagaran más por cada dispositivo que compraron, lanzando el iPhone X de US$1 mil en 2017, y el nuevo iPhone XS y XS Max el año pasado, el último de los cuales puede costar hasta US$1,449.

Al mismo tiempo, Apple ha estado hablando del éxito de los servicios complementarios que ofrece para el iPhone y otros dispositivos, incluidos iCloud, Apple Pay, Apple Music y App Store. Los ingresos de esta categoría de servicios llegaron a casi US$10 mil millones en el trimestre julio-septiembre 2018, una cifra impresionante y un aumento del 17 por ciento respecto del mismo período del año anterior.

Aun así, el iPhone sigue siendo la principal fuente de ingresos de Apple, que representa cerca del 60 por ciento de las ventas totales de Apple en julio-septiembre. Hasta el momento, Apple todavía tiene que encontrar otro producto revolucionario y mágico para cumplir esa función.

«El iPhone simplemente es demasiado grande para reemplazarlo si esa línea de producto no funciona bien», escribió Chris Caso, analista de Raymond James, en una nota para inversores el jueves último.

«Si los iPhones actuales no se están vendiendo bien ahora, uno debe preguntarse qué sucederá si la próxima generación representa solo actualizaciones menores», añadió el experto.

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS