Canal Antigua

Somos información

Lo que Honduras espera de la apuesta por EE.UU y Taiwán, no por China

4 minutos de lectura
El nuevo gobierno de Xiomara Castro ha reconsiderado su promesa de campaña de establecer relaciones con China, como pone de manifiesto su compromiso con Taiwán, cuya relación, según fuentes próximas a la nueva presidenta, no solo va a continuar, sino que "tiene que crecer".

VOA

“La relación con Taiwán sigue”, Pedro Barquero, quien hace parte del equipo encargado de diseñar el plan para los primeros 100 días de gobierno de la presidenta Castro, y agregó que es “una relación que tiene que crecer” al igual que la que mantiene con Estados Unidos.

En campaña, Castro dijo que se proponía “abrir relaciones internacionales con China continental”. Sin embargo, el asunto fue reconsiderado ante la urgente necesidad de Honduras de reestructurar su deuda externa. Para hacerlo, necesitará del respaldo de Estados Unidos para renegociar con la banca multilateral en Washington, y también del apoyo de Taiwán para reorganizar sus acreencias con el Banco Centroamericano de Integración, del cual, Taiwán es el socio mayoritario con el 11,43% de las acciones, según la propia entidad.

Fuera de los temas habituales en la agenda con Estados Unidos

Como inversiones y asistencia para desestimular la migración irregular y el narcotráfico-, “necesitamos mucha ayuda económica para poder reperfilar la deuda y tener acceso a nuevos fondos y de esa manera poder tener lo que se requiere para hacer la inversión social que se necesita” aseguró Barquero. Durante la pandemia la deuda pública del país se disparó del 48,7% al 57,4%, en relación al Producto Interno Bruto, lo que le da poco margen de maniobra al nuevo gobierno para ejecutar su agenda social.

Baquero considera que la presencia de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris en la toma de posesión de Castro, es una clara señal de que la relación entre ambos países va a ser muy estrecha y “obviamente vamos a recibir mucha colaboración del gobierno de Estados Unidos para lograr nuestros objetivos”.

Las reestructuraciones de deuda de los países con la mayor parte de los organismos multilaterales pasan por el respaldo de Estados Unidos. La más reciente fue en 2021 cuando la Casa Blanca ayudó a Ecuador con un crédito por valor de 3.500 millones de dólares a través de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional, para que Quito pudiera pagarle parte de su deuda a China y redujera la dependencia crediticia con ese país.

Estados Unidos se puso las «pilas» con Honduras

Desde la elección de Xiomara Castro como presidenta, Estados Unidos y Taiwán estuvieron pendientes de conocer la línea que finalmente adoptaría el nuevo gobierno de Honduras frente a China. Antes de las elecciones el subsecretario de Estado de EE. UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, se reunió con los candidatos y luego en diciembre, la subsecretaria de Estado para Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos, Uzra Zaya, se reunió con Castro.

Taiwán hizo lo propio para asegurar la continuidad de las relaciones diplomáticas entre los dos países que datan de 1941.

“La presidenta electa ya tuvo una reunión con el vicecanciller de Taiwán. El vino única y exclusivamente a visitarla después de las elecciones” dijo Baquero, el integrante del equipo de transición de Castro, quien destacó la cooperación e inversiones de Taiwán en Honduras.

La investigadora del Centro de Estudios de China y Asia- Pacífico y asociada del Wilson Center en Washington, Cynthia Sanborn, considera que los movimientos de las últimas semanas de Taiwán y Estados Unidos indican que se pusieron “las pilas” para que Honduras no se le fuera al otro lado [China]. Los dos países enviaron comitivas del más alto nivel a la juramentación de Castro incluyendo a la vicepresidenta Harris y al vicepresidente de Taiwán, Lai Ching-te.

Pese al esfuerzo diplomático para mantener a Honduras en la órbita de Taiwán y Estados Unidos, la profesora Sanborn considera que de todas formas “China es muy enfático en tratar de hacer que los pocos países que reconocen a Taiwán rompan relaciones con Taipéi como ya ocurrió en El Salvador y Honduras. Agrega Sanborn que, en el caso de Centro América, al ser “países con muchas necesidades son muy sensibles a lo que el mundo externo les pueda dar la mano”.

Partidarios de la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, se reúnen frente al Congreso en Tegucigalpa, Honduras, el domingo 23 de enero de 2022.

Lo que opinan en Taipéi del pulso con China por Honduras

Analistas en Taipéi que conversaron el servicio mandarín, consideran que es poco probable que Castro corte relaciones diplomáticas con Taiwán después de la intervención de EE. UU.

“No se trata realmente de lo que hemos hecho para consolidar la relación bilateral con Honduras, se trata más del factor estadounidense”, dijo Ko Yo- Chih, profesor asociado de la Universidad Nacional Chengchi, en Taipei.

Chang Kuang- Chiu, profesor Asociado de la Universidad Tecnológica de Chilee en Taipéi, considera que debido a que Washington es el mayor socio comercial de Tegucigalpa, y a que el ejército estadounidense mantiene la base Aérea de Soto Cano en el país centroamericano, la Administración Biden ve “Honduras probablemente como una prioridad”.

Justamente la ruptura de la relación diplomática de El Salvador y Nicaragua se dio en momentos de dificultades entre esos países y Estados Unidos. En el caso de Honduras las circunstancias son diferentes. Por el momento, la Administración Biden ha manifestado su deseo de trabajar con el gobierno entrante de Castro.

Fuente: VOA

Lea También.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *