ACTUALIDAD

La postura: alinearse para gozar de buena salud

30 noviembre, 2018 Redaccion Contrapoder

La alineación correcta del cuerpo ayuda a evitar presión en exceso en las articulaciones, los músculos y la columna vertebral, lo que alivia el dolor y disminuye la probabilidad de sufrir una lesión. Además, la postura correcta mejora la productividad, el estado de ánimo y nos permite usar los músculos más eficazmente  Pero, ¿cuál es la postura correcta?

La prueba de la pared

Ponte de pie contra la pared y deja que la parte posterior de la cabeza, los omóplatos y los glúteos la toquen, mientras los talones se mantienen a una distancia de 5 a 10 cm.

Pon la mano plana y colócala detrás del coxis. Deslízala entre la parte baja de la espalda y la pared para alcanzar una curvatura correcta en la columna lumbar. Si queda mucho espacio detrás, mete el ombligo hacia la columna vertebral para aplanar la curva de la espalda y acercarla a la pared.

Si queda muy poco espacio detrás de la espalda lumbar, arquéala solo lo suficiente para poder deslizar la mano. Aléjate de la pared mientras mantienes la postura correcta. Luego regresa para verificar si la mantuviste. La postura ideal suele ser la excepción, no la regla. La mala postura puede afectar desde la cabeza hasta los pies y puede ocasionar:

Dolor de cabeza tensional

Dolor crónico de cuello y espalda

Dolores de rodillas, cadera, talones y pies

Pinzamiento en los hombros

Dolor de quijada

Fatiga

Problemas respiratorios

Mejorar la postura puede ayudar a evitar o a revertir estas afecciones. Te sorprenderás al ver cómo puede mejorar tu calidad de vida con solo ponerte de pie, más erguido.

Experimenta 

Para mejorar la postura al estar de pie, sentado o recostado en la cama:

Al caminar, mantén la postura erguida. Inhala, levanta los hombros y llévalos hacia atrás; luego exhala y baja los hombros, como juntando los omóplatos.

Intenta inclinar la pelvis al estar sentado. Siéntate en el borde de una silla, coloca las manos en la parte interna de los muslos y descansa los pies sobre el piso. Inhala y balancea la pelvis y las costillas hacia adelante, mientras abres el pecho y miras hacia arriba. Exhala, balancea la pelvis y la columna vertebral hacia atrás, y mira hacia abajo.

Haz la pose del puente en la cama al despertar. Recuéstate boca arriba en la cama con las rodillas flexionadas y los pies apoyados sobre el colchón. Inhala, luego exhala y curva el coxis para elevar los glúteos y la columna vertebral, hasta que los omóplatos soporten el peso del cuerpo. Haz una pausa e inhala, luego exhala lentamente mientras vuelves a bajar la espina dorsal.                                                                      

(Con información de Mayo Clinic)

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS