ACTUALIDAD

La muerte del niño guatemalteco Felipe Gómez pudo haberse evitado

27 diciembre, 2018 Mario Ramirez

Días después de que un niño guatemalteco muriera bajo custodia de autoridades de Estados Unidos, minutos antes de la Nochebuena, expertos en enfermedades infecciosas indicaron que probablemente Felipe Gómez Alonso padecía gripe, una enfermedad que si bien puede ser mortal, es factible de tratarse con una detección temprana.

El martes recién pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado en el que daba a conocer que el menor presentaba el lunes «posibles síntomas de gripe» y por tal razón había sido trasladado a un hospital local.

Un recuento detallado de la atención al niño proporcionado por la agencia federal no menciona que haya sido sometido a una prueba para comprobar si padecía gripe. La agencia de noticias CNN preguntó al respecto, pero la CBP no respondió.

«La muerte de este niño podría haberse evitado», dijo la médica Flor Muñoz, profesora asociada del Baylor College of Medicine en Houston.

Muñoz y otro experto en enfermedades infecciosas pediátricas contactado por CNN coincidieron en que si Felipe hubiera sido su paciente le habrían practicado un examen de gripe, porque que en esta temporada -de frío, en el norte- es cuando ocurre con mayor incidencia y el niño tenía síntomas de influenza.

«La gripe puede ser una enfermedad relativamente leve, pero también puede matar a los niños muy rápidamente», explicó el facultativo Buddy Creech, especialista en enfermedades infecciosas y profesor asociado de pediatría del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

La gripe se puede tratar con medicamentos antivirales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Los médicos también pueden atender las complicaciones potencialmente mortales de la gripe, como la deshidratación y las infecciones bacterianas secundarias.


El 24 de diciembre a las 9:30 horas, agentes de la patrulla fronteriza llevaron a Felipe y a su padre a un hospital en Alamogordo, Nuevo México. El menor, oriundo de Guatemala, tenía «posibles síntomas de gripe», incluida tos, según el recuento de CBP.

La gripe fue fatal para el menor

Mientras estaba en el hospital, Felipe tenía una temperatura de 39º Celsius, según la agencia federal, que notó que se había hecho una prueba de faringitis estreptocócica.

Una portavoz del hospital se negó a responder preguntas sobre la atención del menor.

El nosocomio dio el alta a Felipe esa misma tarde, tras diagnosticarle un «resfriado común» y prescribirle ibuprofeno y amoxicilina, un antibiótico, según la agencia.

Esa noche Felipe vomitó, y unas horas después un agente de la Patrulla Fronteriza los volvió a llevar a él y a su padre al Gerald Champion Regional Medical Center. Durante el viaje, el niño comenzó a vomitar nuevamente y perdió el conocimiento. Fue declarado muerto en el hospital a las 23:48 horas.

Nuevo México está experimentando actividad de gripe regional, según los CDC.

«Nos encontramos justo en el medio de la temporada de gripe, y cuando un paciente tiene síntomas respiratorios y fiebre, primero debemos pensar en la gripe», enfatizó Muñoz.

En la temporada de gripe 2017-2018, 185 niños y adolescentes murieron por la enfermedad, según el CDC.

Lee más: Muere otro niño guatemalteco en custodia de Patrulla Fronteriza

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS