ACTUALIDAD

La crisis actual se podría convertir en crisis sistemática

rural
22 noviembre, 2017 Rodolfo Castillo

Se analiza el efecto que la crisis que se avecina va a tener, especialmente en la población rural.

Se estiman cinco elementos fundamentales como los constituyentes de la crisis actual: “crisis ecológica, el capitalismo global; el alcance y concentración de los medios de violencia; extensa polarización social y el desfase entre una economía desglobalizada y la actualidad política. Para enfrentar esta situación es imprescindible la democratización de las sociedades globales.

Considerando que frente a una gran concentración del poder económico se genera una fórmula que tiene implicaciones políticas (ejemplo: la presión económica para conseguir mayores beneficios y ventajas) y culturales (una cierta vestimenta, gustos compartidos, etc.) la cual mina la democracia en su concepto tradicional. Surge una pregunta esencial: ¿puede haber democracia política con una concentración tan fuerte de los recursos económicos?

En el caso de la extrema polarización que afecta las condiciones de vida en lo rural, sucede que mundialmente a una tercera parte de la población se le ha transformado en una masa de seres humanos que ha sido expulsada del sector productivo. En el área rural de Guatemala esta población excluida representa las tres cuartas partes de la población, que además enfrenta una carencia casi total de la presencia pública, incomunicada, enferma, insalubre, ignorante, sin esperanzas de mejorar e inmersa en un círculo vicioso que condena a las siguientes gene- raciones a continuar en las mismas condiciones. La pregunta es: ¿podemos soñar que a 15 años tendremos un país próspero, equilibrado, ex- portador, una sociedad del conocimiento y sin hambre, que son condiciones mínimas que debiesen procurarse las familias?

Aunque este no es un escenario optimista, ambicioso y plagado de sueños, seguramente seguirá siendo utilizado durante las subsiguientes campañas políticas para tratar de mantener enajenada a la población. Es urgente acelerar las percepciones y las necesidades de construir un futuro ético, pero más que nada de pensar en el medio ambiente como un tema político básico y urgente.

El sentido de nacionalismo que se está reforzando como una forma de dar sentido de comunidad y de identidad cultural podría ser inofensivo e inclusive benigno, sobre todo para enfrentar las soluciones de la pobreza. Lo que se debe evitar es que sea una expresión de hostilidad, miedo y amenaza porque entonces generará más fuentes de enfrentamiento. Se requiere un modo híbrido de ejercer la autoridad en aquellos casos en los que ni la autoridad pública ni la privada pueden hacer la tarea porque, a la autoridad pública le falta saber y a la privada, le falta poder.

Frente a una crisis sistémica, es indispensable desarrollar un enfoque sistémico. Este debe identificar, delimitar y analizar el problema en forma objetiva. Antes de continuar tendrá que reconocer las causas originales; proceder a la formulación incluyente de opciones y/o teorías, en donde los saberes locales son esenciales; definir y establecer un criterio de selección de soluciones, de tal manera que respondan no solo a criterios que se definan por mayoría, y proceder a ejecutar acciones para el desarrollo y aplicación de las acuerdos que se definan.

También puede leer: Prosperidad rural, solo con valor compartido

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS