ACTUALIDAD

Andrés Iniesta apuesta al vino para cuando llegue el día de su retiro

20 julio, 2018 Marco Sajquin

Puede ser que el mediocampista español Andrés Iniesta haya jugado su último partido para su país, pero el negocio suplementario de elaboración de vino de su familia se presenta como un nuevo juego.

Iniesta, de 34 años, anunció su retiro de la selección nacional después que España quedó fuera de la competencia de este año al perder por penales frente a Rusia, organizador del Mundial, en la segunda ronda. Francia derrotó a Croacia en la final en Moscú y se convirtió en el ganador de la Copa del Mundo por segunda vez.

La decisión del goleador de separarse de La Roja se produjo meses después que Iniesta anunciara que dejaría el FC Barcelona para ingresar al club japonés Vissel Kobe, lo que hizo que los inventarios del vino de su viñedo se agotaran en el país asiático.

Su familia ahora está en conversaciones para vender una participación a sus nuevos empleadores, dijo Agustín Lázaro, director gerente de Bodega Iniesta.

“El vino siempre ha sido una tradición para nuestra familia, pero no teníamos suficiente capacidad económica para crear una bodega hasta que Andrés entró al mundo del fútbol”, reveló José Antonio Iniesta, padre de Andrés y máximo responsable de la bodega.

“Nuestro objetivo siempre ha sido hacer lo que nos gusta, sin necesariamente ganar dinero. Pero hemos hecho las cosas bien y por lo tanto seguimos creciendo”.

La combinación de fútbol y productos de alta calidad está dando frutos, hizo ver el director gerente Lázaro.

Minuto 116, vino cuyo nombre hace alusión al momento de la final del Mundial de Fútbol 2010 en el cual Iniesta marcó el gol que le dio a España su primer y único título, es clave para ingresar al mercado en países donde este deporte es popular.

Exportaciones récord

La bodega produjo 1.2 millones de botellas en 2017, un aumento de 500 por ciento respecto de 2010.

Pero si bien hace siete años España era su único mercado, el 60 por ciento de los ingresos del año pasado provino del exterior.

La suerte del viñedo, fundado en 2010 en la ciudad natal de Iniesta de Fuentealbilla, 275 km al sudeste de Madrid, refleja un auge más amplio de la industria vitivinícola española, la más grande del mundo con alrededor de un millón de hectáreas cultivadas y 530 mil productores de uva.

Las exportaciones treparon al máximo récord de 2,850 millones de euros (US$3,310 millones) en 2017, un 1 por ciento más que el año anterior y 289 por ciento más que en 1995, de acuerdo con los datos del Observatorio Español del Mercado del Vino.

“La caída del consumo interno y la producción de bebidas espirituosas y el desarrollo de la marcas españolas de vinos explican por qué las exportaciones están creciendo”, dijo Rafael del Rey, director del OEMV, en una entrevista en su oficina de Madrid.

“Ahora, en especial en mercados nuevos como Asia y América del Norte, las compañías españolas están bien equipadas para competir”, añadió.

Por su parte, la bodega familiar de Iniesta vive una buena racha en tanto su fama como maestro del fútbol favorece el conocimiento de marca.

“Exportamos a 39 países. Con la mudanza de Andrés a Japón vamos a expandirnos aún más en el ámbito internacional”, refirió su padre.

*Con información de Bloomberg. 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS