ACTUALIDAD

La falta de dignidad frente al imperio (I)

13 febrero, 2018 Mauricio Chaulon

Analizando los puntos que la hegemonía estadounidense y del capital corporativo-financiero trató con el pseudo presidente Morales y su comitiva, allá en tierras del imperio, haré hincapié en cada uno de los puntos, comenzando por lo relativo al tema de Venezuela.

Guatemala siempre ha sido servil al imperialismo estadounidense, con el breve paréntesis de la Revolución (1944-1954). Pero hoy es peor, dado que son migajas lo que se recibe a cambio: créditos inservibles con enormes intereses y que sólo alargan la deuda externa del país; proyectos que sirven primordialmente de espionaje y de seguridad para Estados Unidos, por mencionar dos de algunos. No existen cuotas de privilegios a productos guatemaltecos, por ejemplo, o ayuda sustancial en rubros como salud, vivienda, deporte y cultura. Ya ni siquiera en lo militar, si de algo quisieran ufanarse estos gobernantes de turno.

En ese contexto, Trump le dice a Morales que Guatemala es uno de sus aliados para “restablecer la democracia en Venezuela”. ¡Qué pena, de verdad!
Que Guatemala se preste al juego de desestabilizar a Venezuela, no sólo la coloca como servil e injerencista, sino también como un modelo de anti democracia a lo interno y lo externo, que sirve de peón en la representación de la falsa soberanía. Y de eso, el capitalismo neoliberal se nutre a través de construir la idea de la nueva política. Es vergonzoso que el Estado de Guatemala se preste a ello, aunque tenemos los ejemplos históricos de la utilización de la finca La Helvetia, ubicada en el departamento de Retalhuleu (propiedad de la familia Alejos Arzú, ¿les suenan estos apellidos en la política nacional actual?), para que se entrenaran en ella los mercenarios de la invasión a Bahía de Cochinos, durante los ataques de Estados Unidos y los cubanos contrarrevolucionarios al proceso de la Revolución Cubana a inicios de los sesenta. También se contrató a militares guatemaltecos, expertos en genocidio y guerra sucia, para entrenar a otros militares en la Escuela de las Américas. Igual el papel deleznable de los kaibiles en los cascos azules, en Haití y El Congo.

El gobierno venezolano, con la dignidad que le caracteriza, debiese de pedir una explicación al gobierno de Guatemala por prestarse a ese tipo de acciones, por demás vergonzosas. Pero, claro, ¿qué se puede esperar de un Estado como éste?
Me solidarizo con la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano, así como con su Estado y gobierno presidido por el compañero Nicolás Maduro, porque no todos los guatemaltecos y guatemaltecas estamos representados por el fantoche de gobierno que tenemos.

Protesto abiertamente, como ciudadano de este país, contra cualquier tipo de acción en contra de la soberanía de otras naciones y pueblos, y más viniendo de un Estado que viola los derechos humanos de manera constante, como lo es Guatemala y también lo es Estados Unidos. Señor Morales, usted y su gobierno son una vergüenza para estos pueblos. Ocúpese primero de la casa que lamentablemente lo eligió (por eso de los votos en mayoría y por la mediatización del 2015, no por sus méritos, aunque hubo gente y hay todavía que cree que usted los tiene, tristemente) y deje de involucrarse en actos que la historia le demandará. Aunque del lado más oscuro no se puede poner. La falta de dignidad frente al imperio así lo evidencia.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS