ACTUALIDAD

Hasta nueve huracanes azotarán Estados Unidos y el Caribe

25 mayo, 2018 Agence France-Presse

Después de que el Caribe y la costa sur de Estados Unidos vivieran el año pasado la furia de tres devastadores ciclones, meteorólogos estadounidenses dieron a conocer este jueves que durante la temporada 2018 se registrarán de cinco a nueve huracanes, un poco menos que en 2017.

En su esperado anuncio anual de predicciones de este fenómeno, la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) detalló que habrá de 10 a 16 tormentas con nombre, de las cuales entre cinco y nueve podrían volverse huracanes.

De ellos, entre uno y cuatro podrían superar la categoría 3 (con vientos de más de 180 km/hora), en una escala con máximo de 5.

Esto significa que hay un 75% de probabilidades de que la temporada de huracanes del Atlántico 2018 -que va del 1 de junio hasta el 30 de noviembre- sea igual o más activa que el promedio.

Una temporada promedio produce 12 tormentas con nombre; es decir, con vientos que superan los 62 km/hora, de las cuales seis pueden convertirse en un huracán, lo cual se determina al superar los 119 km/hora.


«Es hora de empezar a prepararse», recomendó Gerry Bell, líder del equipo de pronósticos del Centro de Predicción Climática de la NOAA.

«No podemos predecir cuántas tormentas tocarán tierra, pero decenas de millones de personas deben empezar a preocuparse por el inicio de la nueva temporada», advirtió.

El año pasado, la NOAA había predicho una temporada «más activa que el promedio». En efecto, hubo 17 tormentas suficientemente fuertes para merecer un nombre; 10 de ellas, huracanes.

La primera tormenta de este año se llamará Alberto. Las autoridades meteorológicas eliminaron «Harvey», «Irma» y «María» de su lista de nombres disponibles, debido al nivel de destrucción que estos tres monstruosos huracanes, que alcanzaron categorías 4 y 5, causaron en Estados Unidos y el Caribe.

Entre agosto y septiembre de 2017, los tres ciclones consecutivos le costaron la vida a centenares de personas -aunque conteos no oficiales en Puerto Rico dan cuenta de más de un millar de muertos- y ocasionaron miles de millones de dólares en daños materiales.

«Sabemos que algunas zonas han estado comprometidas por las tormentas del año pasado, y eso hace que prepararse sea aún más importante este año», subrayó Bell.

Basta con una tormenta

Según informó la NOAA, la temporada 2018 será más moderada debido a dos factores. Por un lado, se espera que la temperatura del nivel del mar en el Atlántico y el Caribe esté cerca de su promedio; el otro factor sería la «posibilidad de que se desarrolle un fenómeno débil de El Niño».

«No creemos que esta temporada sea una de las más activas de las que hay registro», indicó Bell.

No obstante, aunque la temporada de este año se anuncia menos activa que la del año pasado, esto no quiere decir que se puede bajar la guardia, hicieron ver las autoridades.

«Basta con una tormenta para devastar a una comunidad, así que ya es hora de prepararse. ¿Tiene usted un buen seguro, que incluye un seguro de inundaciones?», añadió Daniel Kaniewski, de la oficina de gestión de emergencias FEMA.

Harvey azotó Texas causando históricas inundaciones sobre la ciudad de Houston y pérdidas de US$125,000 millones. Tiene el récord de haber sido el segundo huracán más caro de la historia estadounidense, después de Katrina en 2005, que dejó daños por US$161,000 millones.

Al fenómeno anterior le siguió Irma, que devastó las islas del Caribe en su avance hacia Florida, donde se ensañó particularmente sobre los Cayos. De categoría 5, fue la tormenta más fuerte nunca antes registrada en el Atlántico.

Finalmente, María destruyó la infraestructura de Puerto Rico, tras haber dejado un cataclismo en Dominica. Aún es incierto el número de fallecidos que causó el ciclón a su paso.

El sistema eléctrico de Puerto Rico, que quedó destruido en su totalidad, no se ha restablecido del todo y sus 3.3 millones de habitantes todavía sufren frecuentes apagones.

La NOAA actualizará sus predicciones en agosto.

Y en Guatemala

En el caso de Guatemala, un Sistema de Baja Presión en el Atlántico se fortaleció a la Tormenta Subtropical Alberto, ubicada a 90 kilómetros al sur de Cozumel, México, con vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora. Algunos efectos indirectos en Guatemala incrementado niveles de lluvia y humedad en los litorales Pacífico y Atlántico.
Sin embargo, el director del Insivumeh, Eddy Sánchez, aseguró que no tiene ningún peligro para el país.

La temporada de huracanes inicia el 1 de junio.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS