ACTUALIDAD

La falta de dignidad frente al imperio (II)

21 febrero, 2018 Mauricio Chaulon

Continuando con el análisis de la última reunión del pseudo presidente de Guatemala, Jimmy Morales, con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, resalta la otra exigencia del imperio: reducir las migraciones de Guatemala hacia suelo estadounidense. Lo que no se dice es que las migraciones tienen siempre una explicación que rebasa lo simplista. Razones para migrar hay muchas. En el caso de la mayoría de países periféricos, son económicas. Las diferencias de clase, el empobrecimiento, la falta de oportunidades y la inseguridad social son generadores de migrantes. Se migra a lo que se considera un mejor lugar o una posibilidad de mejores relaciones. El problema es que eso no siempre se logra. Ni Estados Unidos, ni Canadá, ni México o Europa son precisamente el paraíso. La y el migrante son, en la mayoría de las veces, mal recibidos. Se les racializa, explota, esclaviza, margina, violenta, vulnerabiliza, encarcela, censura, desaparece, deporta y/o asesina.

¿Qué posibilidades tiene quien migra de encontrar el “éxito” capitalista? Poco porcentaje. Hay muchos estudios y reportajes que lo demuestran. Y el culmen de esto son las medidas anti migración de gobiernos como el de Trump, con los antecedentes de algunos estados de ese país, y este tipo de “peticiones” que en realidad son órdenes. ¿Cómo se van a cumplir? A través de las medidas que imponga el imperio, siendo la principal el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte.

La migración no se detiene por decreto. En sí, ningún fenómeno. Las condiciones de inequidad en la estructura social, hacen que haya países cuyas tasas de migrantes sean altísimas, a pesar de los riesgos que son altamente conocidos. Pareciera que las personas migrantes no conocen los peligros de la migración, pero es todo lo contrario. Estudios sociológicos y antropológicos demuestran que se arriesgan muchas veces, porque la situación social ya es inaguantable. Y si bien es cierto de que las clases dominantes en estos países son altamente responsables de esta situación, también lo son las medidas del imperio del capital.

¿Estaría dispuesto Estados Unidos a condonar la deuda externa de los Estados de la región centroamericana y caribeña? ¿Estaría dispuesto Estados Unidos a colaborar con proyectos de industrialización, generación de mercado interno y mejoramiento de los servicios sociales estatales, sin cobrar un solo centavo o al menos altas sumas de dinero, o eliminando los condicionantes políticos y geopolíticos?

¿Y qué está dispuesta a hacer Guatemala? ¿Qué va a hacer el Estado para generar condiciones reales que eviten la migración? ¿Y la clase dominante? Saben perfectamente los tres actores poderosos involucrados (Estado-oligarquía-imperialismo estadounidense) que las y los migrantes producen una gran cantidad de dinero circulante. Ese capital no lo van a despreciar. No importa cuántos muertos cueste. Porque el discurso público de Trump es legítimo para la blanquitud dominante, para los sectores conservadores racistas y xenófobos y para los financistas, pero hay una parte que no se dice, que es oculta: necesitan a la y al migrante. Siempre les han necesitado. Y hoy más. Lo que hacen es controlar la migración, como lo hacen con las drogas y las armas. Se negocian cuotas, porque para ellos el migrante no es sujeto, no es persona, no es ser humano. Es un objeto de trabajo. Por eso es que la falta de dignidad frente al imperio nos coloca en la peor posición. Y no es ni Morales (por el momento) ni el empresariado dominante guatemalteco el que lo sufre: siempre son las y los pobres, como cantaría el Martín Fierro.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS