ACTUALIDAD

Gestionar conocimientos vale como imperativo para cualquier empresa

31 julio, 2018 Isabel Soto

Puede que usted sea de los pocos afortunados que pueda pasar de ello,  pero aún así valdría que tuviera en cuenta la importancia de gestionar conocimientos en su empresa u organización.

Hasta el negocio más sencillo precisa recurrir a esta práctica de manera consciente o inconsciente.

Sobre todo en aquellos sectores donde el desempeño de la empresa depende de los profesionales capaces de generar saberes.

Disponer de la habilidad de obtener información, transformarla en conocimiento e incorporar este en la organización es la mejor fortaleza de la que podemos dotar a nuestros negocios.

Justo las empresas que invierten tiempo y recursos en estos esfuerzos son las que más avanzan, debido a la incorporación de nuevas habilidades de una forma consciente.

Sólo miremos algo tan añejo como la hostelería y la evolución que logró a partir de la llegada de Internet, así como de las aplicaciones Tripadvisor, Google Places u otras.

El uso de tales herramientas para atraer clientes casi penetró en esa actividad económica de forma natural.

Y lo mejor, es el modo en que los vendedores de servicios hoteleros la adaptaron a las condiciones específicas de sus negocios a partir de la incorporación de nuevos conocimientos.

Pese a ese y otros ejemplos, solemos bloquearnos cuando nos ponemos en el plan de profesionales del management y hablamos de gestionar el conocimiento en las empresas.

Ello es normal si se considera que hasta hace bien poco casi toda la literatura al respecto se centraba en hablar sobre el conocimiento tácito y explícito .

Pero sobre todo , aludía al mejor modo de traspasar el  «saber» de un empleado a otro para no perder este conocimiento y aumentar el “saber hacer”.

¿QUÉ ES GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LAS EMPRESAS?

La gestión del conocimiento en las empresas no pude centrarse en cómo trasmitir el conocimiento.

Mas bien tiene que ver muchísimo o casi todo con asegurar la generación constante de nuevos conocimientos para continuar vendiendo.

La analista Bianka Hajdu asegura que gestionar el conocimiento en la pequeña y mediana empresa (pyme) no requiere complejos y caros sistemas informáticos ni másteres o cursos de formación continua.

Apenas precisa de cambiar algunos hábitos de manera que podamos integrar en el día a día tres tipos de actividades.

Entre estas Hajdu destaca la búsqueda y filtrado de información,  la creación de sentido; y la creación de bucles de realimentación, mediante la compartición.

La última debe concretarse tanto dentro como fuera de la pyme.

“Dentro” implica a socios, empleados y colaboradores; en tanto “fuera” hace referencia a clientes, proveedores y competidores, es decir, el mercado.

OBSTÁCULOS EN LA GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO

  1. Las personas y su resistencia a los cambios derivadas de la cultura organización
  2. La falta de ejemplos prácticos que sirvan de guía a otras organizaciones
  3. El tamaño de la organización

Superar las tres barreras no es fácil, pero se puede y más en las empresas pequeñas.

En estas por lo general los dueños tienen un mayor control sobre su personal y estructura.

De ahí que pueden desarrollar con mayor facilidad los roles e incentivar que las personas se hagan responsables.

A la vez que creen la estructura necesaria para ello con recursos acordes a sus posibilidades.

Piensa en un rascacielos y lo complejo que sería completar su reparación capital.

Máxime si lo comparamos con reformar una casa de apenas 200 metros cuadros.

Esa es la ventaja del pequeño: el cambio lo hará más rápido y barato.

Al mismo tiempo que ganarás en muchos órdenes, como muestra la gráfica siguiente:

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS