ACTUALIDAD

Game Of Thrones no iba concluir por la muerte de una actriz

22 marzo, 2019 Candy Grajeda

La famosa serie de Games of Thrones, pudo haberse quedado sin Daenerys Targaryen, personaje interpretado por Emilia Clarke.

La reconocida actriz contó que fue víctima de una terrible enfermedad que la llevó al borde de la muerte en dos ocasiones.

Tras concluir con la primera temporada de la serie en 2011, Emilia empezó a sentir raros síntomas, pero no les prestó importancia.

Sin embargo, al pasar los días, se sentía más afectada. La mañana del 11 de febrero de ese año, ella se estaba vistiendo cuando de repente sintió un fuerte dolor de cabeza.

Al llegar al gimnasio, la actriz se dispuso a entrenar, pero tuvo que parar por una incontrolable náusea.

Agotada y casi a rastras, el dolor provocó que Emilia vomitara, “en un momento supe lo que estaba pasando: mi cerebro estaba dañado”.

Terrible diagnóstico

Luego del percance, Emilia solo recuerda que una mujer la auxilió, miraba todo borroso y posteriormente, despertó en un hospital.

Aún con un pulso débil, se le practicó una resonancia magnética, y los resultados del diagnóstico no fueron buenos.

Según el dictamen médico, Clarke sufrió dos aneurismas y una ruptura arterial, contó la protagonista de GOT.

No obstante, la solución a su padecimiento era someterse de emergencia a una cirugía cerebral.

Esto asustó mucho a la actriz pues recuerda que le dijeron que “debía firmar un consentimiento por la operación”.

Preocupada por su salud, Clarke, tenía una agenda muy llena, pues se encontraba ocupada en la segunda temporada de GOT.

Después de discutir el tema, Emilia decidió por someterse a la operación. Tras 3 intensas horas en el quirófano, ella despertó de la anestesia.

Su sorpresa fue que se sentía aturdida, y tenía dificultad para ver, aunque había algo más que alertó a los médicos.

Cuando la enfermera la estaba revisando y le preguntó su nombre, la actriz no recordaba y sintió pánico.

“Jamás había experimentado un miedo como ese”, expresó, además le preocupaba que eso le dejara secuelas a largo plazo.

Pues por su demandante carrera, no recordar sus líneas le traería serios problemas y temía que fuera el fin de su profesión.

Pese a su operación, se le había detectado otro aneurisma pequeño, pero con las premuras del rodaje de la segunda parte de GOT, fue difícil atenderse.

Malas noticias

Dos años después, cuando fue a chequeo, le informaron que ese “pequeño” había duplicado su tamaño.

Por lo que se sometió a otra cirugía, la cual tuve serias complicaciones porque se le presentó una hemorragia masiva.

En ese momentos, los especialistas le dijeron que tenía pocas oportunidades de sobrevivir.

En esta segunda intervención, se le tuvo que abrir el cráneo a Emilia, y por ende, su recuperación fue más lenta y dolorosa.

Ya que habían tenido que reemplazar un pedazo de cráneo y colocar una placa de titanio, agrega Clarke.

Cuando por fin fue dada de alta, la intérprete decidió darse unas vacaciones fuera de las pantallas.

En su tiempo se dedicó a apoyar una asociación que atiende a personas en rehabilitación por “lesiones o derrames cerebrales”.

Lee también: Amigas se muerden durante una riña y queda evidenciado #EnVídeo

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS