Canal Antigua

Somos información

Estos cuatro «coyotes» serían los primeros en ser extraditados a Estados Unidos

2 minutos de lectura

El Departamento de Justicia de Estados Unidos tramitará la extradición de cuatro coyotes guatemaltecos que estarían implicados en la muerte de un migrante.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que se encuentra en trámite la extradición de cuatro coyotes guatemaltecos que estarían implicados en la muerte de una migrante, cuyo cuerpo fue lanzado a una carretera en Texas.

Felipe Diego Alonzo, alias “Siete”; Nesly Norberto Martínez Gómez, “Canche”; López Mateo Mateo, “Bud Light”; y Juan Gutiérrez Castro, “Andrés”, están a punto de convertirse en los primeros coyotes guatemaltecos en ser extraditados a Estados Unidos.

A los cuatros se les acusa de haber traficado con decenas de migrantes, a quienes les cobraron entre US$10 mil y US$12 mil por el “peligroso” viaje, informó el Departamento de Justicia.

Además, el Departamento de Justicia detalló que los cuatro guatemaltecos fueron detenidos junto a otras 15 personas el pasado 2 de agosto durante un operativo a gran escala en contra de estructuras dedicadas al tráfico de personas y que fue coordinado por la Fuerza de Tarea Conjunta Alpha.

De acuerdo con las autoridades, los detenidos también estarían vinculados con la muerte en 2021 de la migrante guatemalteca Marta Ana Raymundo Corio, de 22 años, en Texas, cuyo cadáver fue lanzado a la orilla de una carretera en ese mismo estado.

Por lo anterior, los cuatro están acusados de conspirar y de traer a un extranjero a Estados Unidos con resultado de muerte; de conspirar y traer a un extranjero para obtener ganancias financieras y de alentar e inducir a un extranjero a ingresar a EE. UU. para obtener ganancias financieras.

El Departamento de Justicia detalla que la familia de Marta Ana Raymundo Corio pagó a los acusados aproximadamente US$10 mil por el viaje a EE. UU. Además, según la acusación, “los acusados y sus cómplices la guiaron durante varios días por el desierto hasta Odessa, Texas, donde finalmente pereci