Este es el pueblo italiano de 12 habitantes que cobra la entrada

0
363

Es sábado por la mañana en Civita di Bagnoregio, y los lugareños patrullan las murallas medievales, observando a los visitantes mientras se dirigen hacia el pueblo.

A medida que los turistas se acercan, llaman a los lugareños, que huyen rápidamente.

Este, uno de los pueblos más pintorescos de Italia, no es un destino turístico ordinario. Y estos no son lugareños comunes.

Para empezar, son gatos, una colonia de unos 20 felinos que conforman el bloque principal de residentes de Civita.

La población felina se completa con solo 12 seres humanos. (Si crees que es un número pequeño, debes saber que hasta octubre de 2019 solo había 10).

La otra rareza obvia de Civita es su ubicación: un pequeño acantilado que se alza desde el fondo del valle. Está separado del pueblo más cercano, Bagnoregio, por un minicañón. Para llegar a Civita, los visitantes deben cruzar un puente peatonal de 366 metros, en voladizo sobre el vacío y elevándose abruptamente para encontrarse con las paredes del pueblo. Podría estar hecho a medida para Instagram.

Hasta ahora, muy idílico. Pero lo que hace que Civita sea realmente singular es que quizás sea el único destino de Italia que haya creado deliberadamente el exceso de turismo, y lo está utilizando para beneficiar a la aldea.

El pueblo que quiere vivir

Solían llamar a Civita “la città che muore” o “el pueblo moribundo”. No menos importante, geográficamente. Este, en el extremo norte de Lazio, a dos horas al noroeste de Roma, es el terreno de los “calanchi”, o tierras baldías, donde la roca de toba blanda se asienta sobre un estrato frágil y constantemente cambiante de arena y arcilla. El terreno inestable ha llevado a la erosión a lo largo de los años, creando picos de tierra batida en el valle vecino y enviando porciones enteras de la aldea (que alguna vez fue una ciudad) a las profundidades.

A lo largo de los siglos, la mayoría de la población se mudó a Bagnoregio, la ciudad vecina, que una vez estuvo unida a Civita, pero que fue separada en el siglo XVIII por un terremoto y ahora está dividida por ese cañón.

El puente que une a los dos poblados fue parcialmente destruido por los nazis que huyeron en la Segunda Guerra Mundial, y los aldeanos comenzaron a irse. Se construyó un nuevo puente en la década de 1960, pero las personas vivían en pobreza extrema y el consejo les ordenó salir. En la década de 1990, el pueblo estaba prácticamente abandonado.

“Civita siempre ha tenido este conflicto con la naturaleza”, dice el chef local Maurizio Rocchi. “Pero ahora lo llamamos ‘el pueblo que quiere vivir’”.

En 2013, el entonces alcalde de Bagnoregio, Francesco Bigiotti, tuvo una idea. En sus tres años como alcalde, ya había alentado eventos artísticos y festivales culturales en un intento por dar a conocer el pueblo a los romanos expertos que buscan retiros de fin de semana. El turismo estaba creciendo. Pero él quería cultivarlo un poco más.

Entonces, en contra de la recomendación de sus concejales, decidió cobrar a los visitantes para que ingresen al pueblo.

No debería haber funcionado. Raramente la idea de pagar la entrada en algún lugar atrae a los visitantes. Pero Bigiotti tenía el presentimiento de que pedirle a la gente que pagara para cruzar el puente a Civita les haría querer visitar Civita aún más. Así que instituyó un cargo “simbólico” de € 1,50 (US$ 1,67).

No se trataba solo de dinero. También fue una jugada de marketing, y funcionó.

“TG1 [una de las principales estaciones de televisión de Italia] hizo un informe al respecto, y más personas comenzaron a venir. Luego, una estación en Francia lo cubrió y llegó más gente”, explica, saludando a uno de los 12 locales mientras él se sienta en uno de los dos bares de Civita.

“Evidentemente, cuando pagas por algo, se vuelve precioso”.

‘Algo extraordinario ha sucedido’

Evidentemente. En el año 2009-10, hubo 40.000 visitantes a las seis ciudades en los alrededores; en 2018, un millón llegó solo a Civita. Mitad italianos y mitad extranjeros. De esa parte extranjera, predominan los visitantes de Asia, que representan el 20% de todos los turistas (solo el 10% son chinos). Los visitantes estadounidenses representan el 7%. Los europeos (Alemania, Francia, España) y Brasil tienen menos del 5%.

“Algo extraordinario ha sucedido”, dice Bigiotti. Italia es famoso por ser el epicentro del sobreturismo: es un país donde Airbnb y los monumentos abrumados por las multitudes exprimen a los residentes. Y el sobreturismo nunca ha sido visto como algo más que un fenómeno negativo. Hasta Civita.

Bigiotti, quien ahora dirige Casa Civita, una nueva sociedad para el desarrollo del turismo en el área, dice que el turismo ha mejorado la vida de los residentes. La tarifa de entrada, que subió a € 3 (US$ 3,35) en 2015 y ha sido de € 5 (US$ 5,60) desde 2018, se destina a la infraestructura local, lo que significa que Bagnoregio es el primer ayuntamiento que no aplica impuestos locales a los residentes (ellos todavía deben pagar impuestos nacionales).

Además, dice Bigiotti, el gran aumento de visitantes ha dado lugar a múltiples negocios en Bagnoregio, desde B&B hasta pizzerías, con 400 nuevos negocios que comenzaron solo el año pasado. El desempleo ha caído del 10% hace una década a menos del 1% hoy.

Turistas que ‘pegan y corren’

Por supuesto, no todo es simple navegación. Los autobuses turísticos no estén permitidos en Bagnoregio, una pequeña ciudad de solo 3.700 habitantes, pero se permiten autos a través de las calles de Bagnoregio que no fueron construidas para autos, hasta el Belvedere: la otrora ermita de la cueva de Santa Bonaventura del siglo XIII, ahora un punto popular para selfi con vista a Civita. Los que se quedan a pasar la noche pueden estacionar al pie del puente (el estacionamiento principal se encuentra a 20 minutos a pie de la ciudad).

Y si bien los ingresos del turismo pueden estar mejorando la vida en Bagnoregio, algunos de los 12 habitantes de Civita están menos interesados en su nueva popularidad.

“Para mí hay demasiada gente ahora”, dice Sara Di Gregorio, que vive cerca pero trabaja en el pueblo. “Es económicamente ventajoso, por supuesto, pero hay muchos visitantes de “pega y corre” (que es como los italianos llaman los excursionistas que vienen a tomar fotos sin contribuir a la economía local).

 

Los operadores turísticos están posicionando a Civita como la parada perfecta entre Florencia y Roma. Los recorridos en autocar por Italia lo incluyen en sus itinerarios: les da a los turistas el tiempo suficiente para cruzar el puente, tomar una foto y comprar un recuerdo, luego regresar al autocar, a veces sin siquiera ir al pueblo. Otros operadores turísticos realizan excursiones de un día desde Roma a Civita y cerca de Orvieto, al otro lado de la frontera en Umbría.

Bigiotti admite que la mayoría de los turistas “no se quedan mucho tiempo y no gastan mucho”.

Los guías turísticos en Viterbo, la capital provincial de Civita y una ciudad conocida por su historia relacionada con el Vaticano, incluso han culpado a la creciente popularidad de Civita por la caída en picada de visitantes. ¿Quién quiere ver el palacio papal del siglo XIII cuando puedes tomarte una selfi en el dramático puente de Civita?

“El boom ha sido una locura”, dice Marco De Petrillo, el 12º residente de Civita, quien en octubre se mudó a tiempo completo al Palazzo Contino, la casa renacentista que su arqueólogo abuelo compró en la década de 1970, y que él y su esposa Ilaria ahora manejan como un Airbnb.

“Todas las mañanas a las 10 am, hay una carga de autobuses de aproximadamente 40 turistas. Vienen aquí ahora en lugar de San Gimignano [en la Toscana].

“En Pascua [la época más ocupada del año] puede haber 15.000 personas aquí. Incluso en un domingo normal hay 4.000-5.000 visitantes. Desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde hay multitudes”.

Si bien 4.000 visitantes pueden no parecer una gran cantidad, se sienten en Civita, un pequeño pueblo de solo una calle principal, dos bares, tres restaurantes y alrededor de cinco tiendas. La industria turística también ha visto abrir B&B y alojamiento con cocina, ahora hay espacio para que 80 personas pasen la noche.

En un frío sábado de noviembre, a las 11 am, los callejones estrechos ya parecían relativamente llenos, con familias italianas subiendo a los residentes por escaleras exteriores en busca de la foto perfecta, acariciando a los gatos (la mayoría de los cuales desaparecen cuando llega la multitud) y caminando hasta el extremo más alejado del pueblo, donde el camino se desvanece en un antiguo sendero etrusco, que actualmente está cerrado debido a deslizamientos de tierra.

Se siente lleno, si no incómodo. Pero este es un día relativamente tranquilo: Lazio todavía está inundada después de las tormentas del día anterior, y solo alrededor de 1.000 enfrentarán el clima.

Imagínense a 15.000 personas en este pueblo que toma cinco minutos para caminarlo, se siente inconcebible.

Y pasar la noche, cuando un silencio completo desciende sobre el pueblo, aparte del susurro de los árboles y el extraño maullido, te hace pensar que, aunque el éxito de Civita ha sido claramente beneficioso para Bagnoregio, los 12 ciudadanos aquí han recibido más con qué lidiar.

En cierto modo, sienten que obtienen poco beneficio. Como Bigiotti admite, la mayoría de los turistas son reacios a gastar dinero una vez que han pagado la tarifa de entrada. Algunos ni siquiera entran al pueblo, sino que se toman una selfi en la parte superior del puente, debajo del arco medieval, y regresan. Otros no van más allá de las dos tiendas de recuerdos que se encuentran en la calle principal antes de llegar a la plaza.

De la cantidad a la calidad

Bigiotti dice que esto cambiará con Casa Civita, que se fundó en octubre de 2019. “Mi trabajo consistirá en pasar de un aumento en la cantidad a un aumento en la calidad, para encontrar el equilibrio adecuado”.

Las iniciativas incluyen instalaciones de arte para atraer a un tipo diferente de visitante y planes para filtrar el turismo masivo a través de la región circundante. El número de visitantes ya se está estabilizando, dice, habiendo aumentado constantemente año tras año hasta 2018, parece que 2019 se ha mantenido en alrededor de un millón.

No hay planes para limitar el número de visitantes (después de todo, dice, ¿cómo podría decirle a las personas que han viajado miles de millas para visitar que están copados por el día?) pero ya han filtrado restaurantes, bares y tiendas de recuerdos para no convertir a Civita en un gran parque temático. “Es demasiado pequeño y delicado”, dice Bigiotti del pueblo. “Quien quiera invertir ahora puede hacerlo en Bagnoregio, no en Civita”.

Desde 2017, también han estado tratando de registrar a Civita como un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco; en octubre de 2019, presentaron un expediente a las autoridades, dice.

Bigiotti ve “el efecto Civita” como un modelo para el turismo, uno que puede expandir a los alrededores que los lugareños todavía llaman Tuscia o Etruria, la franja del centro de Italia que alguna vez estuvo gobernada por los etruscos prerromanos. Aquí hay mucho que ofrecer a los turistas, desde viajes alrededor del espectacular calanchi hasta el lago Bolsena (el lago volcánico más grande de Italia), ciudades como Orvieto y Viterbo, y sitios que incluyen un bosque fosilizado de 2,5 millones de años, el esqueleto de un elefante prehistórico y tumbas etruscas pintadas.

En un país donde el turismo es visto habitualmente como algo malo, quiere proyectar la industria bajo una nueva luz, como salvación para las ciudades en dificultades, y está planeando un autobús de enlace entre Bagnoregio, Orvieto, Viterbo y el lago Bolsena. El objetivo es hacer que la gente permanezca un par de días, manteniendo el dinero en la región, en lugar de ir a Civita en camino a una cenar y un hotel en Roma o Florencia.

‘Las personas escalan paredes para tomarse una selfi’

Maurizio Rocchi, cuya familia ha trabajado la tierra alrededor de Civita desde el siglo XVI, está encantado con su cambio de fortuna.

La llegada del turismo ha significado no solo que su familia pueda regresar a la aldea (se habían ido a Bagnoregio en la década de 1950), sino que también tiene un negocio próspero.

Alma Civita, su restaurante, se encuentra encima y dentro de una cueva subterránea esculpida por los etruscos, que fundaron el asentamiento. Y su elegante menú: huevo con puerro, trufa negra y tocino crujiente; pasta agnolotti rellena de ricotta, pera y queso de oveja envejecido en cueva; pan de chile y tocino: debe estar muy fuera de lugar en esta simple ciudad, pero está lleno por completo la mayoría de los días.

La visión de Rocchi es producir platos gourmet de los platos tradicionales de Civita, para “contar la historia” de su querido pueblo, donde aprendió a cocinar mirando a su nonna.

“Hicimos una gran apuesta cuando abrimos en 2011: Civita tenía 90.000 visitantes al año”, dice. “Pero a partir de 2013 [cuando se impuso el cobro] hubo un aumento constante”.

Pero él admite que no está exento de problemas.

“Civita necesita ser entendida, escuchada, tiene mucho que contarte”, dice. “Hay energía en cada esquina. La gente dice que el silencio aquí es ensordecedor. Veo a muchas personas caminando y sin comprender nada. Luego veo a un turista atento descubriendo la historia y la atmósfera de la que me enamoré”.

Rocchi dice que está agradecido por el auge del turismo que ha permitido a su familia regresar a Civita, y le encanta poder “ofrecer una experiencia y tocar a la gente”, enseñándoles sobre la orgullosa historia del pueblo a través de su comida. Él enfatiza que los visitantes han traído vida y prosperidad de regreso al pueblo.

Pero dice que muchos turistas pueden ser” irrespetuosos “, invadiendo la propiedad privada, y pocos toman tiempo en la aldea para entenderla, o gastar su dinero.

“Tener un millón de personas al año en una pequeña aldea como esta, estás muy apretado. El respeto por el lugar es el problema. Ves gente sentada en los escalones de la iglesia comiendo, es horrible. Se suben a las paredes para tomarse una selfi. El turismo de masas también contamina acústicamente.

“El turismo arruinó tantos lugares [en Italia]. Ahora necesitamos equilibrio para que no arruine la identidad de Civita”. Sugiere que necesitan un “gerente de turismo” para estudiar lo que está sucediendo y encontrar la mejor manera de avanzar, antes de que sea demasiado tarde. “Estoy feliz de que haya turismo, pero debemos tener cuidado, porque aquí tenemos un gran tesoro pero también es muy delicado. Sin embargo, para algunos, lo más importante es tomarse una selfi en el techo de alguien”.

Sufriendo el ataque

Otros son menos indulgentes con el auge del turismo. Un residente de Civita a tiempo parcial lamenta haber perdido la tranquilidad del pueblo. Otro, que desea permanecer en el anonimato, le dice a CNN que sienten que los residentes de Bagnoregio están cosechando las recompensas del sobreturismo mientras los 12 residentes de Civita deben sufrir la embestida de los visitantes.

Todos se preocupan por el futuro de Civita. No solo por el creciente número de turistas, sino también por la estructura del pueblo en sí.

Las recientes inundaciones han provocado que el túnel etrusco que conecta Civita con Lubriano, una ciudad al otro lado del valle, esté intransitable. Y la erosión es constante.

Francesco Bigiotti, quien ahora está a cargo de expandir el “efecto Civita” al área circundante, dice que las “intervenciones” han sido hechas para estabilizar el pueblo, aunque no se ha hecho nada desde que se introdujo la tarifa en 2013.

El último proyecto, “Progetto dei pozzi” fue una serie de 10 “pozos” cavados a 40 metros bajo tierra alrededor de la roca en la que se sienta Civita . Luego se rellenaron con hormigón armado y se unieron mediante cables de acero subterráneos. El trabajo comenzó antes del año 2000. Sin embargo, 20 años y millones de euros después, todavía vienen los visitantes.

Es una ironía desgarradora que la frágil geología que trae millones a Civita en busca de esta “aldea en el cielo”, algún día, sea la muerte de la aldea. En el ominosamente llamado Museo de Geología y Deslizamientos de Tierra de Civita, los visitantes pueden aprender sobre el paisaje y las nuevas ideas que los profesionales tienen que estabilizar.

Pero aunque el progreso de la naturaleza puede ralentizarse, nunca se puede detener por completo, dicen los trabajadores del museo, donde se muestran fotos del paisaje, dramáticamente diferentes incluso en la década de 1950.

Bigiotti señala que, gracias a los ingresos de los turistas, cuando los expertos se fijen en una nueva intervención, el dinero estará allí para intentarlo.

Y mientras tanto, está dispuesto a ganar más de ese dinero.

“Ha habido un milagro en Bagnoregio”, dice Bigiotti. “Sin impuestos, sin desempleo. Esta área es rica en cosas para ver, y podemos [hacer lo mismo para] la región en general”.

*Con información de CNN

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí