ACTUALIDAD

En Guate, el desarrollo va a caballo

23 junio, 2017 Jorge Benavides

Con el estado actual de la red vial en Guatemala, mover personas y productos se da a una velocidad igual a la que era habitual hace 5 mil años.

Al revisar la historia de la humanidad, uno de los grandes avances se dio entre el año 4 mil y 3 mil 500 antes de nuestra era, cuando se logró la domesticación del caballo y su incorporación a las actividades cotidianas. Una de esas actividades fue el traslado de bienes y de personas a través de las encomiendas, lo cual no solo permitió expandir el contacto con otros territorios, sino incrementar la velocidad de traslado, pasando de 5 a poco más de 20 Km. por hora.

Los efectos fueron fabulosos, no solo porque permitían recorrer distancias más largas en menos tiempo, sino porque mejoraron el desarrollo de las personas. Por mencionar un caso, al incrementar la velocidad de traslado, se pudo movilizar a heridos a un centro de atención antes de que su condición fuera causa de fallecimiento, lo cual redujo la mortalidad significativamente.

La historia de la civilización es asombrosa, en cuanto al progreso que sucedió a partir de dicho momento. Con la introducción del galeón, se logró recorrer distancias a una velocidad media de entre 20 y 25 nudos, el equivalente a entre 30 y 40 Km. por hora para una carga de una tonelada. Entre los años 1500 y 1783 de nuestra era, gracias al globo de los hermanos Montgolfier, la civilización pasó de una velocidad media de traslado de 40 a 60 Km. por hora. 

Posteriormente, con el tren a vapor, se alcanzaron velocidades por encima de los 100 Km. por hora, siendo el motor de combustión interna el que permitió que en el siglo XX se sobrepasaran velocidades de 240 Km. por hora, para un usuario promedio de automóvil.

Sin dejar de lado los alcances que han permitido a la aviación triplicar la velocidad del sonido y la industria aeroespacial, que ha logrado velocidades por encima de los 28 mil Km. por hora, la rapidez con la que hemos multiplicado exponencialmente la velocidad de traslado, es un sinónimo de la velocidad con la que avanza el desarrollo de la humanidad.

Ahora bien, al hacer una revisión de las condiciones de la red vial en Guatemala, lo primero que sale a luz es que la velocidad promedio en ruta para el transporte pesado es de 44 Km. por hora, con valores de entre 37 y 55 Km. por hora, según el tramo. Además, en 15 años hemos perdido 24 por ciento de velocidad, más o menos 14 Km. por hora más lento.

Las implicaciones son innumerables. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la distancia entre el lugar donde se produce cilantro en Guatemala y el lugar más pobre del país es 50 Km., pero el precio –dada la mala condición de la infraestructura–, es 80 por ciento más caro, similar al que se paga en Miami. Un dato adicional, de acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es que los costos de logística en Guatemala representan el 29 por ciento del valor final de los productos, llegando a ser hasta del 40 por ciento para las Pequeñas y Medianas empresas (Pyme). Mientras tanto, en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es del 8 por ciento de ese valor final.

Los ejemplos sobran para afirmar que hoy, en Guatemala, “el desarrollo va a caballo”, cuando en otros países logran ir a la velocidad de un avión o de un transbordador espacial. Generalmente, la reflexión se orienta a cuantificar lo que costaría invertir en reparar y crear nueva infraestructura. Sin embargo, lo que pocos señalan es que el no contar con buena infraestructura hoy, tiene un costo altísimo para los guatemaltecos.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS