ACTUALIDAD

En esta heladería los clientes exclusivos tienen cuatro patas

14 abril, 2017 Agence France-Presse

Los clientes son peludos y andan a cuatro patas, los hay de todos tamaños, a veces gruñen o de plano ladran al degustar, de dos bocados o rítmicos lengüetazos, los helados y paletas creados especialmente para perros por una heladería de Ciudad de México.

En una calurosa tarde, en menos de una hora una decena de perros acompañados de sus amos llegan a la heladería “Don Paletto, Il Capo di Gelato”, localizada en un céntrico barrio de clase media de la capital mexicana y una de los pocas que ofrece creaciones exclusivas para canes.

“En varias partes del mundo hay helados para perro, pero les ponen carne, entonces no es un postre. Yo me di a la tarea de crear un helado dulce que pudieran comer los perros”, comenta Mauricio Montoya, publicista de 36 años propietario del establecimiento y que en su tarjeta de presentación se describe como “traficante de sabor”.

Desde hace dos años “Don Paletto” ofrece entre su menú de helados y paletas congeladas para humanos tres sabores especiales para perros: manzana-arándano, zanahoria-fresa y maní-banano.

“Tanque”, un enorme bulldog blanco con manchas grises, devora de dos bocados su helado mientras su amo, Carlos Hernández, de 43 años, se esfuerza por jalar de la correa para que no se coma el de su hermano perruno “Lucky”, un ejemplar criollo de tamaño mediano.

“Es la primera vez que los traemos, vamos a ser clientes, les gustaron mucho. Nunca les damos dulces, sólo comen croquetas para cuidarlos del estómago, pero como estos helados son especiales para perros, se los damos con confianza”, explica Hernández.

Fotografía: AFP
Fotografía: AFP

Ingredientes balanceados

Montoya intentó varias recetas para crear estas golosinas caninas, asesorado por el veterinario de su perro “Jagger”, un pointer inglés que desde el fondo de la heladería observa entre fascinado y ansioso cómo de la nevera sale un helado tras otro.

“Los ingredientes son naturales, usamos sólo frutas, zanahoria, crema de cacahuate y un yogurt natural orgánico. No usamos azúcar. Buscamos un balance. ‘Jagger’ fue mi conejillo de indias, puede comer uno tras otro”, explica Montoya.

Fotografía: AFP
Fotografía: AFP

Pese al reducido espacio, Montoya asegura que “Don Paletto” jamás ha sido escenario de una pelea involuntaria de perros y cuenta que tiene un cliente que acude con nueve pit bull, raza considerada agresiva, sin que jamás haya habido incidentes.

En esta heladería se han tejido alegres historias caninas, pero también hay un capítulo que Montoya recuerda nostálgico: “Una vez vino una perrita, estaba enferma, la iban a sacrificar y la trajeron a comer helado, querían que su último día fuera especial”. 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS