Canal Antigua

Somos información

¿El rover Perseverance produjo oxígeno en Marte?

4 minutos de lectura

Puede que el rover Perseverance esté estacionado en un mirador de Marte para capturar cualquier vuelo del helicóptero Ingenuity durante las próximas dos semanas, pero no está perdiendo el tiempo.

Este martes, el rover convirtió con éxito parte del abundante dióxido de carbono en Marte en oxígeno como primera prueba de su instrumento Moxie. El nombre Moxie es la abreviatura de Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment, o Experimento de Utilización de Fuentes de Oxígeno In-situ.

Después de calentar durante unas dos horas, Moxie produjo 5,4 gramos de oxígeno. Esto es suficiente para sostener a un astronauta durante unos 10 minutos.

El instrumento es del tamaño de una tostadora y es una demostración de tecnología instalada en el rover. Si este experimento tiene éxito, podría ayudar con la exploración humana de Marte en el futuro.

La fina atmósfera marciana tiene un 96% de dióxido de carbono, lo que no ayuda mucho a los humanos que respiran oxígeno.

Algo que pueda convertir ese dióxido de carbono en oxígeno de manera eficiente podría ayudar en más de un sentido. Versiones más grandes y mejores de algo como Moxie en el futuro podrían convertir y almacenar el oxígeno necesario para el combustible de los cohetes, así como suministrar aire respirable a los sistemas de soporte vital.

El instrumento funciona dividiendo las moléculas de dióxido de carbono, que incluyen un átomo de carbono y dos átomos de oxígeno. Separa las moléculas de oxígeno y emite monóxido de carbono como producto de desecho.

Se utilizaron materiales tolerantes al calor, como una capa de oro y aerogel, para fabricar el instrumento, ya que este proceso de conversión requiere temperaturas que alcancen los casi 800 grados centígrados. Estos materiales evitan que el calor se irradie y dañe cualquier aspecto del rover.

«Este es un primer paso fundamental para convertir el dióxido de carbono en oxígeno en Marte», dijo Jim Reuter, administrador asociado de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, en un comunicado.

«Moxie tiene más trabajo por hacer, pero los resultados de esta demostración de tecnología son prometedores a medida que avanzamos hacia nuestro objetivo de ver algún día humanos en Marte. El oxígeno no es solo lo que respiramos. El propulsor de cohetes depende del oxígeno, y los futuros exploradores dependerán de la producción del propulsor en Marte para hacer el viaje a casa».

Para lanzar cuatro astronautas desde la superficie de Marte, se necesitarían alrededor de 15.000 libras de combustible para cohetes y 55.000 libras de oxígeno. Al vivir en la superficie de Marte, los exploradores espaciales consumirían mucho menos.

«Los astronautas que pasan un año en la superficie tal vez usen una tonelada métrica entre ellos», dijo Michael Hecht, investigador principal de Moxie en el Observatorio Haystack del Instituto de Tecnología de Massachusetts, en un comunicado.

La dificultad de necesitar oxígeno en Marte

Transportar tanto oxígeno de la Tierra a Marte sería increíblemente difícil y costoso y significaría menos espacio en la nave espacial para otras necesidades.

Sin embargo, un convertidor de oxígeno que pesa alrededor de 1 tonelada, una generación futura grande y poderosa de Moxie, podría producir el oxígeno requerido.

Para pruebas futuras, Moxie probablemente generará hasta 10 gramos de oxígeno por hora. El instrumento ejecutará pruebas unas nueve veces más durante los próximos dos años, y el equipo de investigación utilizará los datos para diseñar las generaciones futuras de Moxie.

Al igual que los objetivos establecidos para el helicóptero Ingenuity, que también es una demostración de tecnología, la meta es que Moxie supere los límites del instrumento.

Durante la primera fase, el equipo evaluará cómo está funcionando el instrumento. Una segunda fase probará Moxie en diferentes condiciones, como la hora del día o diferentes estaciones. Y durante la tercera y última fase, «vamos a ir más allá», probando nuevos modos de operación o introduciendo «giros inesperados, como una corrida en la que comparamos operaciones a tres o más temperaturas diferentes», dijo Hecht.

La tecnología como Moxie podría ayudar a los futuros astronautas a vivir esencialmente de la tierra y utilizar los recursos de su entorno.

«Moxie no es solo el primer instrumento en producir oxígeno en otro mundo», dijo Trudy Kortes, directora de demostraciones de tecnología en la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, en un comunicado.

«Es tomar regolito, la sustancia que se encuentra en el suelo, y pasarlo por una planta de procesamiento, convertirlo en una estructura grande o tomar dióxido de carbono, la mayor parte de la atmósfera, y convertirlo en oxígeno. Este proceso nos permite convertir estos abundantes materiales en cosas utilizables: propulsor, aire respirable o, combinado con hidrógeno, agua».

Los resultados positivos de esta primera prueba llevan a las misiones a Marte un paso más cerca del aterrizaje de humanos en el planeta rojo.

*Con información de CNÑ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *