Canal Antigua

Somos información

El río Po se seca, el mar avanza y el agua dulce se transforma en «veneno»

5 minutos de lectura

La principal arteria que atraviesa el corazón de Italia, donde se produce el 30% de sus alimentos, es el río Po, de 650 kilómetros de longitud, que serpentea desde los Alpes hasta el mar Adriático en la costa noreste de Italia. Pero un invierno y una primavera secos hacen que este año tenga problemas.

El «Gran Río», como se le conoce, desempeña un papel fundamental en la historia del país. Antes de que se construyeran puentes, sus profundas aguas protegían a las civilizaciones de ambos lados de los invasores que no podían cruzar.

En años posteriores, ciudades e industrias brotaron en sus orillas y aprovecharon el agua para la energía hidroeléctrica, el transporte y el riego. A lo largo de algunos tramos del río Po, las plantas de procesamiento transforman el barro del río en agua potable.

El Po se alimenta de la nieve invernal de los Alpes y de las fuertes lluvias de la primavera, que a menudo provocan devastadoras inundaciones. En una cafetería situada a orillas del río, cerca de la ciudad de Mantova, una vara de medir en la pared indica la altura del agua. En 1951, casi tocó el techo.

Pero en 2022, las cosas son muy diferentes. Un invierno inusualmente seco hizo que la nieve se derritiera poco y que las lluvias de primavera fueran esporádicas, lo que ha provocado la peor sequía en las regiones del norte de Italia en más de 70 años, según confirmó una agencia regional del río Po.

Como resultado, el Po está alcanzando niveles de agua mínimos, según la Agencia Espacial Europea. Una animación de la misión del satélite Copernicus Sentinel-2 de la agencia revela cómo el río se ha «reducido significativamente» entre junio de 2020 y junio de 2022.

Y eso es un gran problema para los millones de personas que dependen del Po para su subsistencia. La salinización procedente del mar Adriático ha empezado a convertir su agua dulce en un veneno inutilizable para los cultivos. Análisis recientes muestran agua salada a más de 20 kilómetros (12 millas) tierra adentro, y a medida que el río descienda, el mar seguirá llenando el vacío.

Massimiliano Fazzini, jefe del Departamento de Riesgos Climáticos de la Sociedad Italiana de Geología Ambiental, afirma que en el actual año hidrológico, que comenzó el 1 de diciembre, la cuenca del Po tiene un déficit de agua de entre el 45% y el 70% en algunas zonas.

«Normalmente nunca soy pesimista ni alarmista, pero esta vez hay que serlo», dijo citando la diferencia en la media de las nevadas, que ha pasado de 7,5 metros en años normales a 2,5 metros este año, junto con el aumento de las temperaturas, que ha provocado que los embalses a los que se podría acceder en un año de sequía no estén a tope. «La situación es crítica y solo puede empeorar», dijo.

En la granja lechera de Simone Minelli, a orillas del río Po, cerca de Mantova, la perspectiva es sombría. El agua es una parte esencial de la operación para alimentar su rebaño de 300 vacas frisonas.

Sus vacas lecheras producen 30 litros de leche al día que se transforman en el auténtico queso parmesano Parmigiano Reggiano de esta región. Si sus vacas no beben cada una entre 100 y 150 litros de agua al día o se sobrecalientan, la leche no cumplirá las estrictas normas y el queso no recibirá el codiciado sello de aprobación.

Pero una preocupación mayor que el agua de los comederos es lo que van a comer. Minelli utiliza principalmente el agua del río Po para el riego de los cultivos con los que alimenta a su ganado. Mostró un campo de soja que no ha sido regado y que sufre con plantas pequeñas y marchitas que no alimentarán a su ganado.

Le preocupan las restricciones de agua al ver que el nivel del Po desciende aún más, y dónde podría comprar alimento si otros agricultores sufren lo mismo. «Estoy muy preocupado, lo tomamos día a día», dijo. «Si no tienes suficiente comida para alimentar a tu ganado, tienes que reducir», dijo, refiriéndose al número de vacas de su rebaño.

En el cercano consorcio del Parmigiano Reggiano, su leche se mezcla con la de otros 20 ganaderos para producir cada año 52.000 hormas del codiciado queso. Si la leche se seca, el queso no se fabrica.

Si no llueve —y no se prevén lluvias significativas en un futuro próximo—, las cosas solo empeorarán. En la ciudad de Milán, centro financiero de Italia, el alcalde ordenó que se apaguen todas las fuentes ornamentales y ha prohibido lavar los vehículos privados o regar los jardines y el césped.

En la pequeña ciudad de Castenaso, cerca de Bolonia, los peluqueros y barberos tienen prohibido lavar el pelo de sus clientes dos veces, en un intento de ahorrar agua antes de que se agoten los suministros.

Mientras tanto, una extenuante ola de calor se ha apoderado de gran parte del sur de Italia desde mayo.

Los científicos consideran que la región mediterránea es un punto caliente de la crisis climática. Provocada por el hombre, la crisis ha hecho que las olas de calor sean más frecuentes e intensas, y ha provocado menos lluvias en verano.

Se espera que las temperaturas sean entre un 20% y un 50% más altas que la media mundial, y las sequías empeorarán a mediados de siglo, incluso si el mundo reduce sus emisiones de gases de efecto invernadero. Si las emisiones siguen siendo muy elevadas, las sequías y los incendios forestales serán tan graves que será difícil continuar con la agricultura. El turismo también será menos atractivo.

Italia es un exportador neto de alimentos, que suministra productos como el trigo a muchos países en desarrollo. Una sequía en este país no hace más que agravar una crisis alimentaria que se está dejando sentir con fuerza en las zonas más pobres del mundo. Y el río Po tiene un gran significado para los italianos.

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *