ACTUALIDAD

El Lobo, el pandillero que desafía a las autoridades

22 marzo, 2017 Redaccion Canal Antigua

La primera parte de esta nota fue publicada originalmente en el portal de Diario Digital el 2 de octubre de 2015. 

Aldo Dupié Ochoa Mejía, alias El Lobo, tiene más de 10 años de liderar a la Mara 18 desde prisión. Sus constantes desafíos a las fuerzas de seguridad sirvieron para que se convirtiera en el principal jefe de dicha organización en todo el país.

Las investigaciones revelan que desde la prisión El Lobo se encarga de coordinar las acciones delictivas como extorsiones, asesinatos, sicariato, entre otros. Se le señala de dar la orden de cometer tres atentados en áreas públicas: uno en el hospital general San Juan de Dios y dos más en el sótano de tribunales, hechos ocurrido en 2015.

El sobrenombre con el que lo bautizaron se lo ganó por la cantidad de vello que posee en el cuerpo.

Foto: Santiago Billy | Diario Digital
Foto: Santiago Billy | Diario Digital

El producto de las extorsiones le permite darse una serie de comodidades y al mismo tiempo los fondos los usa para comprar armas, drogas, celulares, pagar los honorarios de los abogados, comprar la voluntad de los elementos de la fuerzas de seguridad y vivir una vida cómoda, pues al estar en prisión se libra de estar huyendo o que le puedan hacer daño.

De “paro” a jefe de jefes

A sus 34 años, «El Lobo» ha ocupado diversos cargos en el Barrio 18. Es originario de Jalapa y llegó a la capital desde muy joven, radicó en la zona 18 donde vivían unos familiares.

Allí fue reclutado por Érick Contreras, alias El Abuelo, anterior jefe de dicha organización criminal, quien al principio lo asignó como Paro (ayudante), luego se convirtió en sicario. Fácilmente llegó a Llavero (transmite órdenes) y finalmente lo colocaron como el Ranflero (jefe) de la estructura “Solo Raperos” que operaba en la Colonia El Limón, zona 18.

Foto: Santiago Billy | Diario Digital.
Foto: Santiago Billy | Diario Digital.

En el 2010 las autoridades identificaron a El Lobo como el principal líder de la Mara 18 en el país y con los indicios de su participación en asesinatos de pilotos, extorsiones a comercios y buses lograron su detención. El 2 de noviembre de 2012 El Abuelo decide romper el silencio, da su declaración en anticipo de prueba y revela las interioridades de dicha organización.

Al dejar El Abuelo el cargo, se reunió la Rueda de Barrio (consejo de los Ranfleros más poderosos) y designan a Ochoa Mejía como el jefe de jefes, este había logrado ganarse la fama de sanguinario y temerario  en la estructura. Según el reporte y expedientes judiciales El Lobo logró reclutar a más de 120 miembros dentro de la estructura, 20 son mujeres.

Evidencia del delito

El Lobo tiene evidencia en su piel de las acciones que ha sido capaz de cometer, su espalda, manos y brazos cuentan con un sin número de tatuajes que develan su poderío. Números romanos 18, las siglas SR (Solo Raperos), frases como Fiesta o Muerte como muestra de su poder.

Según las pesquisas del Ministerio Público (MP) El Lobo es responsable de más de 50 asesinatos por lo que se le sigue proceso en los tribunales de justicia. Su hermano también es parte de la organización.

photo151397266927760980No tiene mayor escolaridad, es padre de varios niños aunque solo dos están reconocidos. Está casado, pero en las agendas y actividades de ingreso a prisión figura que tiene más de 20 convivientes.

Cada vez que ingresa a tribunales se oye desde la carceleta de mujeres como le gritan las reclusas para recordarle “aquí está tu amor”.

Foto: Diario Digital.
Foto: Diario Digital.

Expertos de pandillas de la Policía Nacional Civil (PNC), explican que a la edad de El Lobo, la mayoría de mareros están muertos, pero que éste al desafiar a las autoridades logra más respeto.

No posee casas ni cuentas bancarias, las investigaciones revelan que el dinero que llega a sus manos, es distribuido dentro de la organización.

Anteriormente, Ochoa Mejía estuvo recluido en la cárcel Fraijanes I. El 22 de febrero 2017, El Lobo junto a otros 163 pandilleros fueron trasladados al  centro carcelario conocido como «El Infiernito», en Escuintla. 

Lo delatan 

El 19 de marzo de 2017 el Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones Etapa II (CEJUPLIV II), ubicado en San José Pinula, fue amotinado por los internos. Treinta horas después las autoridades retomaron el control de la correccional pero cuatro monitores perdieron la vida.

Buscan a responsables de atentar contra la PNC

A partir de esa situación, la Policía Nacional Civil (PNC) ha sido víctima de por lo menos diez ataques, los cuales provocaron la muerte de tres agentes y que otros 12 quedaran gravemente heridos.

Las fuerzas de seguridad han capturado a por lo menos 16 presuntos pandilleros del Barrio 18 por este mismo caso. Uno de ellos confesó a las autoridades que los atentados fueron ordenados por El Lobo.  

Francisco Rivas, ministro de Gobernación, confirmó que la institución policial tiene una amenaza latente del Barrio 18.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS