ACTUALIDAD

El coleccionista de 35 mil orquídeas

11 marzo, 2018 Redaccion Contrapoder

¿Cómo llegó a decidir su especialización?

-La botánica fue siempre parte de mi vida; crecí en un hogar donde mi padre tenía un proyecto de conservación de orquídeas. Después salí al campo con él y decidí que me quería preparar en esto, así que mi primer gran paso fue estudiar  en la Escuela Nacional Central de Agricultura y más adelante pude asistir al Marie Selby Botanical Garden, en Sarasota, Florida.

Siempre he dicho que fue una serie de eventos afortunados lo que me llevó a realizar y publicar trabajos botánicos de trascendencia mundial. Mis padres, el movimiento Scout y la región geográfica correcta. Me refiero a Alta Verapaz, el departamento con mayor biodiversidad en Guatemala, ya que nuestro país es uno de los 19 megadiversos a nivel mundial. Claro está, además del olfato taxonómico, porque se requiere tener una chispa que ayude a determinar las diferencias y similitudes entre las plantas.

¿Cuándo descubre que la botánica es su mayor pasión?

-A  muy corta edad, grandes investigadores me consultaban y yo empecé a aportar con base en mis investigaciones de campo. Tiempo después, me di cuenta de que también podía aportar fácilmente al mundo de las ciencias. Soy originario de Cobán, Alta Verapaz y, sin duda, haber crecido en un territorio verde influyó en mi trabajo.

Se menciona que usted y su familia han cultivado miles de especies de orquídeas ¿cuántas, exactamente?

-Mi padre logró formar una colección de orquídeas con 35 mil plantas. Desde su fallecimiento, hace 10 años, yo pasé a hacerme cargo totalmente de estas especies. Además, poseemos 10 mil plantas en un jardín botánico.

 

¿Es complicado cultivar una orquídea?

La verdad, sí es complicado. Yo siempre le digo a la gente que si no sabe cultivar orquídeas, que no compre, que mejor se capacite primero. Un dato importante es que para tener orquídeas en su casa debe contar con permisos especiales del Consejo Nacional de Áreas Protegidas. Lamentablemente, hay un gran número de especies en proceso de extinción.

La Monja Blanca, ¿en peligro de extinción?

Se le considera extinta, aunque exista en colecciones privadas, ya que para criterios de conservación, la especie ya no puede reproducirse de forma natural.

Sin embargo, al existir plantas en cultivo de las que se conoce plenamente su origen, se pueden efectuar proyectos de recuperación.

Esta es una tarea en la que personalmente comencé a trabajar a partir del 2011, en un proyecto de conservación, recuperación y reproducción de la Monja Blanca, para que dentro de dos años nuestra flor nacional surja y se pueda apreciar, nuevamente, en los bosques.

Numerosos logros

Fredy Leonel Archila ha recibido varios homenajes durante su carrera y el más reciente se le otorgó hace aproximadamente un mes en el Palacio Nacional de la Cultura, donde colocó la Rosa de la Paz.

Entre sus principales aportes a la naturaleza destaca que más de 400 especies llevan su apellido como autoridad botánica, y unos 20 tipos de orquídeas han sido dedicadas a él o a su familia.

Ha escrito más de 12 libros sobre botánica y descubierto las relaciones de polinización entre insectos y orquídeas, muy ilustrativas y valiosas para conocer la interacción de los ecosistemas.

Archila es el inventor del horno de secado bifuncional y también propuso un enunciado basal para la hipótesis de los puentes genéticos interespecíficos. Ha dictado más de 200 conferencias dentro y fuera de Guatemala, y es fundador  de la primera y única revista botánica internacional en Guatemala llamada Guatemalensis.

Entre sus planes está continuar con los estudios de las orquídeas, dentro y fuera de Guatemala, pero también de otras familias de plantas. “Me gustaría que me recuerden como una persona que amó a su patria”, enfatiza.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS