Canal Antigua

Somos información

EE.UU.: Bloomberg acusa a los seguidores de Sanders de vandalizar su oficina

3 minutos de lectura

En medio de una temporada electoral cada vez más agresiva, fueron vandalizadas siete oficinas de campaña de Michael Bloomberg, el exalcalde de Nueva York y precandidato a la presidencia de Estados Unidos.

El último de los ataques, que se produjo anteanoche en la ciudad de Chicago, llevó al multimillonario a realizar una grave acusación: los ataques vienen de seguidores del senador y precandidato Bernie Sanders y su silencio demuestra que es «incapaz de liderar».

Según el Chicago Sun Times, la oficina del exalcalde amaneció ayer con cuatro grafitis: «racista», «sexista», «oligarca» y «GOP» (las iniciales del partido republicano). Según el comunicado emitido por Kevin Sheekey, director de campaña, esas palabras recuerdan al las utilizadas por Sanders para referirse a Bloomberg.

«Aunque no sabemos quién es el responsable directo, sí sabemos que el senador Bernie Sanders y su campaña invocan frecuentemente este tipo de lenguaje, y la palabra «oligarca «específicamente, en referencia a Mike Bloomberg y su campaña», dice el texto publicado ayer que termina con una lista de las oficinas atacadas y una serie de links a ejemplos de Sanders usando estas palabras.

El comunicado apunta al silencio de Sanders como una mala señal. «[Su] negativa a denunciar estos actos ilegales es una señal de su incapacidad para liderar y su voluntad de aceptar y promover la retórica al estilo de Trump no tiene lugar en nuestra política», escribió Sheekey, que agregó que nadie resultó herido pero que los ataques deben detenerse antes de que eso suceda.

Sanders aún no ha respondido a la acusación, pero su desprecio respecto de Bloomberg no es ningún secreto. El senador, de raigambre socialista y cada vez más arriba en la cuenta de delegados, suele criticar a su más natural opositor en la carrera por la nominación demócrata. Bloomberg que, según la revista Forbes, es la novena persona más rica del mundo.

Ambos candidatos provocan emociones extremas y no solo entre sí. La semana pasada, durante el noveno debate demócrata, ambos hombres fueron dilapidados por sus contrincantes.

La participación de Bloomberg en el mismo fue polémica, ya que solo pudo hacerlo luego de que el partido demócrata abandonó el requerimiento de que los candidatos tuvieran donaciones de cientos de miles de individuos para acceder al escenario.

El cambio, realizado el mes pasado, fue ampliamente criticado según The New York Times, pero favoreció a Bloomberg, que ya gastó más de 400 millones de dólares de su propia fortuna de 60 mil millones en publicidad y no está pidiendo donaciones.

Pero ese miércoles en Nevada, ambos precandidatos salieron golpeados. Pete Buttigieg, el joven precandidato y exalcalde de South Bend, Indiana, dijo que mientras Sanders amenazaba con «incendiar» el partido demócrata, Bloomberg intentaba comprarlo, según informo The Associated Press. Buttigieg agregó que eran «las dos figuras más polarizantes en el escenario» y que ninguno podría derrotar a Trump ni ayudar a los legisladores demócratas en disputas con sus pares republicanos.

Las oficinas vandalizadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *