ACTUALIDAD

La famosa dieta de la “Playa del Sur”, que solo se recomienda a ciertas personas

14 marzo, 2019 Candy Grajeda

Lucir un cuerpo espectacular es lo que muchos aspiran para este verano, y optan por la dieta de la “Playa del Sur”, pero no todos puedan practicarla.

Es cierto que también se necesita de una rutina de ejercicios y una dieta que ayude a lograrlo, por eso, es que cada día debe procurarse por alimentarse sanamente.

Según Arthur Agatson, cardiólogo y creador de la famosa dieta de la “Playa del Sur”, asegura que esta dieta es “una opción para perder peso de forma rápida y sostenible”.

Su hallazgo en 2003, le permitió a Agatson, crear esta atractiva opción para adelgazar y la denominó con su curioso nombre ya que él es proveniente de una atractiva región de Miami.

A pesar de ser la solución para este verano, es bueno tomar en cuenta que algunos factores son muy radicales, por lo que es importante informarse antes de aplicarla.

El éxito de Miami

La base fundamental de la dieta se debe a que es baja en hidratos de carbono y estructurada en tres fases.

Además, recalca que es fundamental que predominen las proteínas y grasas saludables como proveedores de energía.

Esto con el fin de promover un balance de energía negativa que favorece y contribuye en gran porcentaje el adelgazamiento. Lo ideal es propiciar el paso a alimentos con baja carga glucémica.

No obstante, Agatson, hace énfasis en que es una dieta drástica porque se pretende reducir los hidratos de carbono de forma rápida.

Además se presentan ciertos cambios metabólicos, por lo que no se recomienda para personas que no tienen mucha grasa abdominal, sino más bien para quienes empiezan a padecer de sobrepeso.

Por otra parte, Agatson señala que antes de iniciar este proceso depurativo se debe consultar con un médico y/o nutriólogo.

Fase 1 – Desintoxicación

  • Tiempo de duración: 2 semanas
  • Objetivo: Eliminar la ingesta de alimentos ricos en azúcares y harinas refinadas.
  • Pérdida de peso: Aproximadamente de 6 a 13 libras.
  • No debes consumir: arroz, pan, bebidas alcohólicas y zumos de frutas. Tampoco, papas, zanahoria y calabaza.

Por lo tanto, debe comer proteínas “magras”, tales como mariscos, carnes rojas magras, productos de soja. Vegetales ricos en fibras, aguacate, aceite de oliva y frutos secos.

Aconseja que para esto es necesario crear un hábito diario de menús consumibles y que se distribuyan de la siguiente manera:

  • Desayuno: Tortilla con salmón ahumado o huevos al horno con espinacas y jamón, acompañado de un té.
  • Almuerzo: Ensalada de verduras con vieiras o camarones, té helado o agua mineral.
  • Cena: Atún o cerdo asado con vegetales asados y ensalada.

Fase 2 – Reincorporación

Luego de lograr la notable pérdida de peso, durante esta segunda etapa, se pretende sostener la misma a largo plazo.

Por lo cual, se recomienda reincorporar algunos de los alimentos que durante la primera no se podían consumir.

Estos son: pan, pastas y arroz integral, además, frutas y más verduras; según Agatson, debe mantenerse esta rutina hasta llegar al peso deseado.

Fase 3 – Mantenimiento

Se pretende mantener un comportamiento saludable y constante, para que la reducción de peso no se vea afectada.

Sí se continúa con las indicaciones anteriores indica el cardiólogo, se permite que los hidratos se sigan reduciendo.

Leer más: Conozca la importancia de cuidar sus riñones y tener una buena salud renal

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS