Canal Antigua

Somos información

Corea del Norte rompe el silencio para lanzar una dura advertencia a EE.UU.

7 minutos de lectura

Kim Yo Jong, hermana del líder de Corea del Norte, advirtió el lunes a la administración Biden que no «cause un hedor en su primer paso», horas después de que la Casa Blanca dijera que no había recibido respuesta a su acercamiento a Pyongyang.

«Aprovechamos esta oportunidad para advertir a la nueva administración estadounidense que se esfuerza por desprender olor a pólvora en nuestra tierra», dijo en un comunicado, según la agencia estatal de noticias del país.

«Si quiere dormir en paz durante (los) próximos cuatro años, es mejor que se abstenga de causar un hedor en su primer paso», dijo. La advertencia se produce cuando EE.UU. y Corea del Sur realizan ejercicios militares simulados a menor escala. Además, el secretario de Estado estadounidense, Tony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, acaban de aterrizar en la región para reunirse con sus homólogos japoneses y surcoreanos.

Corea del Norte

Kim Yo Jong y Kim Jong Un.

El lunes temprano, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a periodistas que la administración se había comunicado con Corea del Norte y señaló que tienen «varios canales, como siempre hemos tenido, a través de los cuales podemos comunicarnos».

«La diplomacia es siempre nuestro objetivo. Nuestro objetivo es reducir el riesgo de escalada. Pero, hasta la fecha, no hemos recibido ninguna respuesta», dijo Psaki. Señaló que esto «sigue a más de un año sin un diálogo activo con Corea del Norte, a pesar de los múltiples intentos de Estados Unidos de participar».

Sin embargo, expertos le dijeron a CNN antes del mensaje de Kim Yo Jong que es probable que Pyongyang rechace los esfuerzos diplomáticos por el momento por una serie de razones, incluida la pandemia de coronavirus, la revisión de la política de Corea del Norte en curso por parte del equipo de Biden, las reuniones en la región y la retórica de la administración.

La administración de Biden todavía está llevando a cabo una revisión de la política sobre Corea del Norte por parte de la administración de Trump, que podría anunciarse «en las próximas semanas», según un alto funcionario del Departamento de Estado. Si bien no es probable que el presidente Joe Biden escriba «cartas de amor» a Kim Jong Un como lo hizo su predecesor, la administración de Biden aún tiene que ofrecer una clara ruptura con la administración anterior en sus objetivos declarados para su enfoque de la nación ermitaña. En múltiples ocasiones, en testimonios, declaraciones o sesiones informativas, los funcionarios estadounidenses han dicho que su objetivo es «la desnuclearización completa de Corea del Norte».

«Eso no es algo con qué comenzar para los norcoreanos», dijo Jeffrey Lewis del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury.

‘La desnuclearización no es algo con qué comenzar’

«La desnuclearización no es algo con qué comenzar», dijo Vipin Narang, profesor asociado de ciencias políticas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Agregó que «cada vez que usamos esa frase es un retroceso, porque los norcoreanos nunca estuvieron de acuerdo».

Los norcoreanos ven varias razones por las que no deberían desnuclearizarse basándose en la historia reciente, incluidas situaciones en Iraq, Libia y, más recientemente, Irán. Los líderes en Iraq y Libia fueron derrocados después de renunciar a sus programas nucleares bajo la presión de Estados Unidos, mientras que Irán llegó a un acuerdo con Estados Unidos solo para que la administración de Trump se retirara, impusiera sanciones económicas paralizantes y luego asesinara al principal científico nuclear y general del país.

Frank Aum, el experto principal en Corea del Norte en el Instituto de la Paz de EE.UU., señaló que «está bien mantener el objetivo a largo plazo de desnuclearización, desnuclearización completa para Corea del Norte, pero creo que la forma en que envíes ese mensaje será muy importante».

«Tiene que ser matizado porque no se puede decir simplemente, ya sabes, queremos tener conversaciones, y las conversaciones serán sobre la desnuclearización completa de Corea del Norte, porque eso suena muy parcial», le dijo a CNN. «Tendría que ser a largo plazo y no el modelo de Libia de desnuclearización completa antes de que les demos lo que quieran».

En 2018, luego de una cumbre en Singapur entre el entonces presidente Donald Trump y Kim, Corea del Norte y EE.UU. acordaron trabajar hacia la «desnuclearización completa de la península de Corea», una frase que los norcoreanos han interpretado durante mucho tiempo como la obligación de que Estados Unidos también elimine cualquier armamento con capacidad nuclear en suelo coreano.

Pero después de la cumbre, los funcionarios de la administración de Trump, incluido el exsecretario de Estado Mike Pompeo, dijeron que el acuerdo comprometía a Corea del Norte al desmantelamiento completo, verificable e irreversible de su programa nuclear, a pesar de que no dijo nada por el estilo.

Corea del Norte continuaría describiendo a Pompeo como una «toxina intransigente» cuyas «demandas de desnuclearización unilaterales y ladronas» contradecían el espíritu y la letra de la cumbre Trump-Kim. Un funcionario norcoreano no identificado dijo a la Agencia Central de Noticias de Corea, estatal, en marzo de 2020 que «escuchar el lenguaje ridículo de Pompeo nos hizo renunciar a cualquier esperanza de diálogo».

Narang dijo que la insistencia de los funcionarios de Biden en adoptar el mismo énfasis en la desnuclearización de Corea del Norte «probablemente no ayuda, cuando insistes en algo que han rechazado de plano».

Exfuncionarios y expertos también señalaron que los compromisos de los funcionarios de la administración Biden de no levantar los aranceles a Corea del Norte durante las audiencias de confirmación no pasaron desapercibidos, lo que podría ser un factor que impulse la decisión de Pyongyang de no involucrarse directamente con EE.UU.

Corea del Norte sigue de cerca las reuniones

Kim también vigilará de cerca las reuniones en Seúl y Tokio entre Blinken y Austin y sus homólogos japoneses y surcoreanos esta semana y una reunión en Alaska entre Blinken, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan y sus homólogos chinos. Se espera que Corea del Norte tenga en cuenta esas conversaciones, particularmente con los surcoreanos.

«¿Qué pasa si Estados Unidos y China salen de sus reuniones de esta semana y dejan en claro que se encaminan a una escalada de las tensiones entre Estados Unidos y China? Si usted es Kim Jong Un, leería eso en el sentido de que es menos probable que China presionará a Corea del Norte«, dijo Anthony Ruggiero, un exfuncionario del Consejo de Seguridad Nacional. «Si eso sucede, tal vez Kim ahora sepa que puede ir a China a comprar más piezas para sus programas nucleares, o ir a China y vender más carbón. Eso sería una mala señal para el futuro de cualquier diplomacia entre Estados Unidos y Corea del Norte».

Aum también postuló que los norcoreanos pueden indicar «que quieren comprometerse con Estados Unidos a un nivel más alto, porque ha existido el precedente que se estableció con las cumbres a nivel de líderes entre Trump y Kim».

Pyongyang rechazó en gran medida los esfuerzos en las conversaciones a nivel de trabajo entre funcionarios de la administración de Corea del Norte y Trump, y las pocas reuniones que tuvieron lugar no arrojaron resultados tangibles.

A pesar de la advertencia de Kim Yo Jong a la nueva administración estadounidense, Corea del Norte no recibió la llegada del nuevo presidente de Estados Unidos con una prueba de sus misiles u otras armas, como suele ser el caso.

Aum dijo que no cree que ellos «quieran hacer nada para provocar a Estados Unidos antes de una señal mayor de que Estados Unidos va a adoptar un enfoque muy hostil».

Sin embargo, en los últimos días ha habido actividad en la instalación nuclear de Corea del Norte, Yongbyon, según el análisis de nuevas imágenes satelitales publicadas por 38 North, un destacado grupo de monitoreo de Corea del Norte.

Y los viajes oficiales en la región, los ejercicios militares y la reunión de Biden con el primer ministro japonés Yoshihide Suga en abril todavía podrían empujar a Pyongyang hacia algún tipo de provocación.

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *