ACTUALIDAD

Conoce a la mujer que empoderó a los anticonceptivos como símbolo de libertad

12 abril, 2019 Candy Grajeda

Marie Stopes, científica y paleontóloga dedicó su vida a promover la igualdad de género y la libertad sexual, a través del empoderamiento de los anticonceptivos.

Stopes explicaba la importancia de “romper” las barreras sociales, y consideró a los anticonceptivos como sinónimo de liberación.

Marie pensaba que la sociedad tenía mucho hermetismo con respecto a la pureza de una mujer y la importancia de conservarse virgen.

Ante esa premisa, la científica argumentó que el valorar eso por encima del conocimiento, frustraba a las mujeres sobre su sexualidad y a las parejas insatisfechas.

Simbolismo de libertad

Tras varios estudios, la investigadora determinó que el uso de anticonceptivos era necesario promoverlo para que las personas pudieran gozar de su sexualidad.

Así mismo, contó su propia experiencia durante su primer matrimonio, ya que su “ignorancia” la hizo omitir la impotencia sexual de su marido.

A partir de ello, supo que al igual que ella, existían más mujeres con la misma situación, por lo que se dedicó al servicio de la humanidad, estudiando a fondo sobre la sexualidad.

Con sus estudios descubrió que muchas personas se reprimían de tener sexo por el hecho de embarazos no deseados.

“La sociedad ve la sexualidad como un derecho de los hombres y un deber de las mujeres”

“Amor en matrimonio”

El objetivo de esta obra de la literatura, era mostrar a las mujeres a “cuidarse”, con el uso de anticonceptivos, y luchar por los derechos igualitarios de matrimonio.

Desde luego, Stopes, habló sin ninguna atadura sobre el sexo como tal, pros-contras, el placer, los derechos y la planificación familiar.

Un texto bastante completo para su época, además de ser el primero que abordaba desde una perspectiva científico estos métodos.

En 1931, su libro ya contaba con más de 800 mil copias vendidas, calificado como “best seller”  figuró entre los 25 libros más influyentes de los últimos 50 años.

No obstante, en Estados Unidos se prohibió su comercialización y distribución porque era demasiado “obseno”.

Y así fue como Stopes demostró que la sexualidad femenina no es un tabú, que la maternidad era una elección y que “cuidarse”, también es una forma de amor propio.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS