ACTUALIDAD

Cicerón y la República

27 diciembre, 2018 Redaccion Contrapoder

Casi dos mil años después de su época, Cicerón se convirtió en el arquitecto, desconocido para muchos, de las constituciones que aún gobiernan nuestras vidas. Para los padres fundadores de los Estados Unidos y sus homólogos en Gran Bretaña, los escritos de Cicerón fueron la base de su educación. Por ejemplo, el primer libro y la posesión más orgullosa de John Adams fue un libro de Cicerón.

Cicerón nació en el año 106 a. C., a los 36 años ya se había establecido como el principal orador de la corte en Roma y a los 40 años ya era considerado como un maestro de la persuasión en la asamblea pública. Cuando se produce la crisis y la amenaza para el orden establecido por parte del Catilina, se abren las puertas para su elección como uno de los dos cónsules o jefes de estado en el año 63 a. C. Un gran logro para un ciudadano romano que no provenía de las viejas familias de la oligarquía romana, sino más bien un hombre que se hizo a sí mismo un homine novi, proveniente de una creciente clase media. Sin embargo, su rápido ascenso se vio frustrado por el exilio del 58 hasta el 56 a. C., cuando el Senado revocó su condena y pudo regresar a Roma.

Tras apoyar a Pompeyo y luego de la derrota de este último, en el 45 a. C., es guiado por su optimismo a creer que César produciría una genuina reforma constitucional que le devolvería la gloria a la república romana y lo que termina sucediendo es que César se convierte en un dictador. Después del asesinato de César en marzo del 44, Cicerón se convierte en el campeón del Senado, pero a esas alturas ya se había hecho de demasiados enemigos y en el 43, Marco Antonio y sus aliados ordenan su muerte, lo que convierte a Cicerón en el símbolo de una república que una vez fue libre y sus escritos perduran hasta nuestros días.

«Cicerón escribió sobre la mejor forma de organizar un estado, y los tomadores de decisiones del siglo dieciocho leían y digerían lo que tenía que decir. Su gran idea, que publicitó sin descanso, fue la de una constitución mixta o equilibrada. No era partidario de la monarquía, ni oligarquía ni democracia, sino una combinación de los tres. Su modelo era la misma Roma, pero mejorada. Sus mandatarios tenían mucho poder, pero estaban restringidos por el uso generalizado de vetos y por un Senado dominado por las grandes familias políticas. Los políticos debían ser electos para el cargo por el pueblo.» Modelos muy similares podemos ver en los Estados Unidos e Inglaterra, que pese a sus fallas son modelos que han perdurado gracias a su sistema republicano de gobierno. El sistema republicano de gobierno es preferible a una democracia directa que puede convertirse en la dictadura de las masas y eso es algo que líderes como George Washington tuvieron siempre presente. Y nosotros como votantes tenemos que estar alertas para que a quien elijamos como el próximo presidente, no ponga en peligro a nuestra débil república y en cambio busque fortalecerla.

*Por Carmina Valdizán

* Cicero: The Life and Times of Rome’s Greatest Politician by Anthony Everitt

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS