Canal Antigua

Somos información

China lleva rutina deportiva COVID a un nuevo extremo

5 minutos de lectura
Todos los que están dentro de la burbuja están, en teoría, libres de virus cuando ingresan y creen que tendrán la oportunidad de permanecer así si se siguen las estrictas reglas.

VOA

La vida en la Burbuja

Oficialmente, los Juegos Olímpicos de Beijing se llevan a cabo dentro de lo que los organizadores llaman «el área de actividad del complejo cerrado».

Esa es una forma elegante de decir «un circuito cerrado».

Probablemente lo conozcas mejor como «la burbuja».

Y las burbujas ahora son parte de la norma en los principales eventos deportivos.

La premisa de esta burbuja es simple: mantener adentro a aquellos que pasaron múltiples pruebas solo para tener acceso a los Juegos Olímpicos, mantener afuera al resto del mundo y, con suerte, al COVID-19. Ha funcionado para la Asociación Nacional de Baloncesto, la Liga Nacional de Hockey, las Grandes Ligas de Béisbol, los eventos de tenis Grand Slam, los deportes universitarios, los Juegos Olímpicos de Tokio reprogramados que se llevaron a cabo el verano pasado y mucho más.

Todos los que están dentro de la burbuja están, en teoría, libres de virus cuando ingresan y creen que tendrán la oportunidad de permanecer así si se siguen las reglas estrictas. Para algunos, no ha ido según lo planeado. Sus Juegos Olímpicos terminaron antes de que pudieran comenzar después de una prueba positiva. Para la mayoría, está funcionando.

Y para todos, es desalentador.

“El camino de todos hacia Beijing ha sido cualquier cosa menos ordinario”, dijo la patinadora de velocidad estadounidense Brittany Bowe.

El camino después de llegar a Beijing es cualquier cosa menos ordinario también.

Los lugares están abiertos a los miembros de la familia olímpica

Mientras que el resto de Beijing está básicamente cerrado. La Ciudad Prohibida está, bueno, prohibida. La Gran Muralla a veces se ve pero no se puede escalar. La sección de llegadas del normalmente bullicioso Aeropuerto Internacional de la Capital de Beijing era un pueblo fantasma, excepto para aquellos con equipo de protección completo encargados de administrar las pruebas de coronavirus y dirigir a los visitantes al autobús adecuado.

Los hoteles olímpicos están rodeados de vallas; la policía y los guardias son los únicos que abren y cierran las puertas de los autobuses y otros vehículos aprobados. Cuando los centros de medios en cada lugar cierran por el día, las superficies se rocían con desinfectante y se analizan para detectar la presencia de virus. No se puede salir a caminar por la ciudad, no hay salidas de compras, no hay visitas a restaurantes locales. Y en caso de que alguien olvide dónde están y cuáles son las reglas, hay letreros enormes en casi todas las salidas imaginables: «Por favor, quédese dentro del área de actividad del recinto cerrado».

Un atleta de luge italiano, Kevin Fischnaller, dio positivo dos días antes de competir en los Juegos Olímpicos y fue sacado de la aldea; su primo, Dominik Fischnaller, terminó ganando una medalla de bronce. La atleta de trineo estadounidense Elana Meyers Taylor se perdió el entrenamiento no oficial la semana pasada, y la oportunidad de llevar la bandera estadounidense a la ceremonia de apertura, porque estaba aislada luego de una prueba positiva; ahora está autorizada y planea poder competir en sus dos eventos.

Ah, las pruebas.

Es un requisito diario, a veces más. A algunos miembros de la familia olímpica se les dijo el domingo que si habían visitado recientemente uno de los lugares de esquí alpino, necesitarían una segunda prueba PCR ese día en lugar de solo una. La burbuja, a pesar de los esfuerzos de casi todos en ella, no es hermética.

El doble campeón olímpico Simen Hegstad Kruger de Noruega, uno de los mejores esquiadores de fondo del mundo, no pudo defender su título en el skiatlón de 30 kilómetros a principios de esta semana. Dio positivo incluso antes de venir a China, lo que significa que ni siquiera pudo entrar en la burbuja.

«Los juegos deberían ser el pináculo del deporte, y deberías tener a los mejores atletas aquí en su mejor forma», dijo el esquiador británico Andrew Musgrave. «Si te conviertes en campeón olímpico, quieres que sea porque eres un campeón digno, no porque tus competidores no estén aquí».

La mayoría de los atletas olímpicos estarán en la burbuja por no más de un par de semanas. Ni siquiera se acercarán a un récord de longevidad de burbujas.

Cuando Los Angeles Lakers y Miami Heat avanzaron a las Finales de la NBA de 2020 en la burbuja de reinicio de esa liga en Walt Disney World cerca de Orlando, Florida, ambos registraron más de 90 días separados del mundo exterior. Sin fanáticos, sin familia, solo FaceTime y múltiples entregas de Amazon al día (algunos jugadores compraron de todo, desde muebles hasta refrigeradores de vino para su estadía en la burbuja de la NBA, y la mayoría de esas compras se quedaron atrás).

Al igual que esta burbuja, las máscaras y las pruebas eran la regla dentro de la burbuja de la NBA. Pero esta burbuja olímpica ha llevado la seguridad a un nivel más alto que incluso la NBA, especialmente dada la política de tolerancia cero de China para las pruebas positivas.

«Muy desafiante y difícil», dijo la estrella de los Lakers, LeBron James, sobre su tiempo en la burbuja. «Jugó con tu mente. Jugó con tu cuerpo. Estás lejos de algunas de las cosas a las que estás tan acostumbrado, para hacerte ser el profesional que eres».

Perseveró y sostuvo en alto un trofeo de oro cuando terminó su estadía en la burbuja.

Aquí, quienes mejor lo manejen enarbolarán medallas de oro.

Fuente: VOA

Lea También.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *