ACTUALIDAD

#CasoTCQ cumple un año, esto es lo que cambió en 365 días

17 abril, 2017 Paolina Albani Diario Digital

El 17 de abril de 2016, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) develaron la existencia de una red conformada por altos funcionarios que a cambio de sobornos millonarios autorizaron el usufructo de 25 años de la Terminal de Contenedores Quetzal, mejor conocida como TCQ.

Cumplidos los 365 días desde su develación, las personas acusadas entre ellos Otto Pérez Molina, Roxana Baldetti, Juan Carlos Monzón y funcionarios del Organismo Judicial (OJ)  están a la espera de una sentencia penal.

Pero los empresarios internacionales involucrados en la firma del contrato de usufructo como Ángel Pérez Maura y el exinterventor de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), Allan Marroquín, siguen sin ser capturados.

El 29 de marzo, Peréz Molina,  Julio Rolando Sandoval Cano, Jonathan Chévez, José Daniel Luna Argueta,  y Samuel Aceituno Juárez, pidieron medida sustitutiva.

Diseño: Isabel Pineda/ Canal Antigua.
Diseño: Isabel Pineda/ Canal Antigua.

Entre problemas operativos y financieros

El 2 de junio fue la fecha en la que Alexander Aizenstatd, asumió como interventor de la empresa que recientemente había sido vendida a una corporación holandesa llamada APM Terminals.

A su llegada a TCQ, Aizenstatd constató que el millonario proyecto no estaba listo para operar pues la infraestructura no estaba lista, el dragado y algunas obras físicas tampoco, además existían debilidades informáticas y no tenía los permisos necesarios para ponerla a funcionar.

En sus 10 meses como interventor estos han sido los cambios que ha implementado:

  1. La Terminal empezó a operar. Ha recibido al menos 10 embarcaciones desde febrero de 2017.
  2. Contrató a 25 empleados más, ahora son 95.
  3. Consiguió los permisos para operar del Ministerio de la Defensa Nacional (Mindef) y de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), la EPQ y la Comisión Portuaria Nacional.

Aunque la relación con los bancos y con APM Terminals es “tirante”, el interventor asegura que “para mi ha cambiado todo. Me motiva la oportunidad de afectar a los negocios del crimen organizado y generar un modelo de desarrollo eficiente para la gente en el puerto. Alrededor solo hay pobreza. La riqueza del puerto no ha mejorado la calidad de vida de las personas que viven en los alrededores, en décadas”.

Pese a los avances, TCQ todavía mantiene el mismo nivel de endeudamiento de hace un año, es decir, US$126.5 millones. ¿El problema? Esto se debe a que la terminal no genera los suficientes fondos para pagar su deuda a los bancos (se necesitan US$4 millones trimestrales), ni genera lo necesario para los gastos fijos como salarios, mantenimiento, entre otros (para lo que necesita Q3 millones mensuales).

Solo para cubrir los gastos fijos, TCQ necesitaría recibir al menos tres embarcaciones a la semana o más, dependiendo de su tamaño. Como resultado la terminal debe dos letras al banco, una de diciembre de 2016 y la otra de marzo de 2017.

El endeudamiento corresponde a que la terminal fue concebida con préstamos, de otra manera, no existiría, dice Aizenstatd.

Canal Antigua Digital intentó contactar a Juan Francisco Sandoval, jefe de la FECI, pero no atendió las llamadas ni los mensajes de esta redacción.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS