ACTUALIDAD

Carlos Vielmann: “Voy a denunciar a Iván Velásquez y lucharé por que se haga justicia”

28 diciembre, 2018 Redaccion Contrapoder

En una entrevista exclusiva para Canal Antigua, el exministro de Gobernación Carlos Vielmann Montes afirmó que la Feci y la Cicig se han convertido en una policía política que actúa sin ninguna ética.

“Están hundiendo a Guatemala en el fango”, fue una de las afirmaciones de Vielmann, quien anunció que demandará a ambos entes de investigación por la tortura que él y su familia han sufrido durante ocho años.

¿Cuántos días ha estado en prisión preventiva, entre España y Guatemala?

Alrededor de 70 días. Cuarenta en España, donde el proceso se prolongó durante siete años, y en Guatemala, en este momento por el orden de 32. El Procurador de los Derechos Humanos debiera atender esta situación. Un reciente reporte del Cien (Centro de Investigaciones Económicas Nacionales) habla de cuatro mil personas, el 18 por ciento de la población reclusa, que tienen entre dos y siete años de estar en prisión preventiva sin que se les abra ningún juicio.

La mitad de la población reclusa está en prisión preventiva. Esto es un abuso, un exceso de lo que piden la Cicig (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala) y la Feci (Fiscalía Especial Contra la Impunidad), y los jueces responden a este requerimiento.

En mi caso, me dejan en prisión preventiva porque dicen que puedo influir en las investigaciones. Es un caso de 2010 y los eventos sucedieron en 2005 y 2006. No entiendo cómo podría hacerlo.

En el examen de su situación jurídica, ¿cuál sería un juicio justo?

La primera decisión de la jueza fue falta de mérito, porque se me estaba juzgando por los mismos hechos. Quedó la acusación de tortura, pero no cuadran los horarios.

Así que la primera decisión de la jueza fue falta de mérito, pues se me estaba juzgando con los mismos hechos. No cuadra la parte de tortura. Jamás he sido violento y, para empezar, no cuadran los horarios. Estos señores dicen que comencé a torturarlos a las ocho de la mañana y terminé a las tres de la tarde.

Ellos fueron capturados en Cocales a las cinco de la mañana. La Policía tuvo la lista de los fugados a las ocho de la mañana, cuando se dio la alerta roja a toda la institución. No pudieron haberlos llevado a la comisaría antes de la una o dos de la tarde. Hay demasiadas imprecisiones y quedan muchas dudas en todo el señalamiento.

Estoy seguro de que no tienen testigos idóneos, sino personas que están en la cárcel por condenas de varios años y salen cuando aceptan “cantar” lo que les pidan. Y no solo en mi caso.

En cambio, ellos sí torturan. En lo personal, sobre esa vía voy a poner una denuncia, porque ellos han sometido a mi familia a una tortura psicológica, desde los niños hasta mi esposa, pasando por todo el entorno familiar.

¿Qué pruebas científicas aportó la Cicig?

Hablan de ellas, pero no las tienen. Los informes balísticos del momento, reportes del forense, y no tienen más. Nunca han hecho investigación con pruebas científicas. Todos sus casos se basan en testigos protegidos o colaboradores eficaces.

¿Qué opina de los testimonios referenciales?

Es válido. Lo inadmisible es que les tomen declaración y pretendan juzgar con base en la grabación de una declaración. Esto solo se puede hacer si existe algún inconveniente, como enfermedad del testigo. Según la sentencia española, quedó establecido que la Cicig manipulaba testigos para tener mejores resultados.

Ellos se han convertido en una policía política. Negocian de acuerdo con sus intereses, están hundiendo la justicia de Guatemala en el fango.

Por ejemplo, el fiscal Francisco Sandoval se fue a reunir con Iván Velásquez a El Salvador. Y el fiscal no puede reunirse con las partes del proceso. Vemos a jueces participando en eventos organizados por la Cicig, donde se habla sobre el sistema que analiza la justicia, cuando es querellante adhesivo en muchos de los casos que llevan esos mismos jueces. Ahí es donde uno duda sobre la justicia, porque hay conflicto de intereses.

¿El procurador de los Derechos Humanos ha enviado a alguien, se ha presentado con usted o ustedes pusieron alguna denuncia ante dicha entidad?

Un tribunal guatemalteco señaló que se habían violado mis derechos humanos y mis derechos constitucionales, hace años. Sentencia, nunca. ¿Sabe por qué? Porque yo no pienso ideológicamente como ellos. Porque yo no les importo, porque al acercarse (Jordán Rodas, titular de la PDH), no respondería a los intereses de la Cicig y de la Feci. Él jamás se va a acercar, porque sabe que nuestros casos tienen suficiente sustento. Es más, ya hay una sentencia, una resolución.

Él tendría que condenar el proceder de la Feci y la Cicig. Por ejemplo, en mi caso, con lo de la tortura. En el caso de Pavón y la estructura sí, pero en mi caso se me señala personalmente. Ahí no se está hablando de una estructura, no tiene nada qué hacer la Cicig. Se excede de su mandato.

En su mandato están las Ciacs (cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad). Los guatemaltecos les hemos permitido que se salgan de su mandato. No debemos permitirlo. ¿Acaso están respetando los convenios internacionales que ya firmó Guatemala, sobre la doble persecución? No. Probablemente porque no pensamos como ellos.

¿Es un tema ideológico?

Pienso que tiene un fuerte componente ideológico. En la Cumbre de Presidentes de Iberoamérica lo dijo el presidente del Cacif (Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras): “Aquí hay una persecución política selectiva”.

Quisiera hacer un llamado al Procurador General de la Nación (PGN). Creo que la PGN debiera abrir una investigación sobre el uso indebido de testigos y de los testigos protegidos, así como los colaboradores eficaces que han presentado la Feci y la Cicig. Porque aquí hay daños colaterales al país.

Por ejemplo, presentaron un colaborador eficaz que fue parte de una estructura de corrupción no juzgada, y ya está libre, aunque se demostró que era el cerebro. ¿Hay resarcimiento de los daños al país o solo le quitaron una casita?

Deben analizar a testigos como Nelson Rodríguez, alias “el Morado”. ¿Fue legal lo que hicieron? ¿Son una amenaza o no, para la sociedad? ¿Qué daño pueden crearle a la sociedad? Y así, una infinidad de testigos protegidos.

Por otro lado, pido a la señora fiscal general (Consuelo Porras) que las investigaciones que ha abierto sigan adelante. Que no se deje manipular ni influenciar por un individuo como Sandoval.

Y si consideran que yo puedo cambiar la investigación de un evento sucedido hace 10 años, sin duda alguna este señor influirá en la investigación que se le hace a él, por el cargo que ocupa en la Feci.

Y voy a denunciar a Iván Velásquez (jefe de la Cicig). Voy a denunciar a Sandoval y a De León (ambos fiscales de la Feci), así como todas las irregularidades que me hagan. E invito a todas las personas sometidas a situaciones como la mía a que también lo hagan. Y si no se resuelve, me voy a rebelar.

Voy a usar todos los mecanismos legales, nacionales e internacionales. Mis abogados están trabajando en ello. Regresé tranquilo a mis labores hace año y medio. Siempre pensé en regresar, a diferencia de lo que dice el fiscal De León, que yo no tengo arraigo en Guatemala, después de vivir más de 60 años, de haber sido funcionario y dirigente empresarial. Me quedé en España porque no había condiciones para un juicio en Guatemala, ellos mismos lo admitieron.

Voy a luchar porque no le pase a nadie lo que me está sucediendo a mí y mi familia.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS