ACTUALIDAD

Cada 4 años los guatemaltecos han decidido por quien han creído la mejor opción para gobernar el país

13 enero, 2020 Cindy Molina

Desde 1985, tras la institución de la actual Constitución Política de la República las elecciones han marcado diferentes hechos que han dejado en la llamada era democrática a 10 presidentes en su historia, todos obteniendo la victoria en segunda vuelta.

Luego de diversos gobiernos militares, producto de golpes de estado, en 1985 se convoca a una Asamblea Nacional Constituyente que fijó las bases para elecciones libres y democráticas, donde además se establece que si ningún candidato supera el 50 por ciento de los votos, la elección presidencial se definirá en segunda vuelta con los dos primeros lugares de la primera.

Es entonces como en 1985 se celebran los primeros comicios donde cerca de 2 millones 700 mil guatemaltecos participaron en aquel momento dando por ganador a Vinicio Cerezo Arévalo del partido Democracia Cristiana Guatemalteca con un total de 68,37% de los votos venciendo así al candidato de la Unión del Centro Nacional, Jorge Carpio Nicolle que solo obtuvo el 31,63 por ciento.

El mandato de Cerezo concluye en 1990, en la segunda elección de la era democrática, cuando el padrón electoral alcanzó los 3 millones 200 mil electores, dejando como ganador en segunda vuelta a Jorge Serrano Elías del Movimiento de Acción Socialista con un 64,55 por ciento de los votos frente a Jorge Carpio Nicol de la Unión del Centro Nacional quien por segunda vez perdía una elección presidencial con un 30,26 por ciento.

Serrano no concluyó el periodo constitucional pues el 25 de mayo de 1993, tras no lograr la disolución del Congreso y la Corte Suprema de Justicia y concentrar así todo el poder en el Ejecutivo, con auto golpe de estado,  que obliga al congreso a nombrar a su vicepresidente Gustavo Espina Salguero a asumir la presidencia sin embargo este no duro màs de dos semanas en el cargo.

Tras una nueva elección en el congreso, se elige a Ramiro de León Carpio, ex procurador de derechos humanos para hacerse cargo de la presidencia y terminar el periodo para el que Serrano había sido electo.

En 1995, se convoca a nuevas elecciones generales, con un padrón electoral de 3 millones 700 mil participantes, quienes eligen a Álvaro Arzú Irigoyen del Partido de Avanzada Nacional como el presidente con un total de 51,2 por ciento de los votos frente a un Alfonso Portillo del partido Frente Republicano Guatemalteco que alcanzó el 48,7 por ciento de los votos.

Al cumplir su período constitucional, en 1999 el Tribunal Supremo Electoral convoca a comicios generales una vez más, en el cual el padrón electoral sigue aumentando para esta vez con 4 millones 85 mil electores. Para esta ocasión, Alfonso Portillo, siempre por el Frente Repùblicano Guatemalteco gana las elecciones en segunda vuelta con un total de 68,31 por ciento de los votos, contra un 31,69 por ciento que obtuvo Oscar Berger, propuesto por el Partido de Avanzada nacional.

Para 2003, se llama a un nuevo evento electoral, por primera vez el padrón electoral llegaba a 5 millones 73 mil habitantes habilitados para votar. En esta ocasión Oscar Berger por medio de la Gran Alianza Nacional formado por los partidos Patriota, Movimiento Reformador y Solidaridad Nacional gana las elecciones en segunda vuelta con un 54,1 por ciento de los votos contra Álvaro Colom de la Unidad Nacional de la Esperanza que alcanzó el 45,9 por ciento siendo hasta ese momento una de las elecciones más cerradas de la historia.

En 2007, el Tribunal convoca a una nueva cita electoral, con candidatos que buscaban nuevamente llegar a la silla presidencial, el padrón electoral que no llegó a los 6 millones de votantes, eligieron a Alvaro Colom de la Unidad Nacional de la Esperanza como presidente, ganando en segunda vuelta con un 52,82 por ciento de los votos contra Otto Pérez Molina propuesto por el partido Patriota, que llega al 48,18 por ciento. A partir de esta elección se da la tendencia de tener resultados cerrados.

Al llegar a 2011, ya se han cumplido al menos 5 periodos constitucionales sin interrupción alguna, y para esta ocasión 7 millones 340 mil votantes tenían en sus manos elegir presidente, siendo el ganador Otto Pérez Molina del Partido Patriota, con el 53,74 por ciento de los votos en segunda vuelta contra Manuel Baldizón propuesto por el partido Libertad Democrática Renovada que alcanza el 46,26 por ciento.

Tras ser señalado de diferentes actos de corrupción, Pérez Molina no concluyó su periodo presidencial, y dejó el cargo 2 de septiembre de 2015, a tan solo 4 días de las elecciones. En su lugar, el congreso de la república juramentó al ex magistrado de la Corte de Constitucionalidad Alejandro Maldonado Aguirre como presidente de la república para terminar el periodo de Pérez.

Finalmente, en el 2015, se realiza el último evento electoral de la era democrática registrado hasta el momento, donde 7 millones 556 mil votantes podían elegir al mandatario. En medio de la renuncia del presidente, los guatemaltecos decidieron en segunda vuelta dar por ganador a Jimmy Morales, del partido Frente de Convergencia Nacional, con un total del 83 por ciento de los votos válidos en segunda vuelta, contra un 17 por ciento que logró Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza.

Ahora en 2019, tras celebrarse la primera vuelta de elecciones el pasado 16 de junio, de los 21 candidatos a presidente, los guatemaltecos decidieron que con un 22,08 por ciento Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza y con un 12,06 por ciento de los votos para Alejandro Giammattei de Vamos, se disputarán en segunda vuelta la elección.

El 11 de agosto, los guatemaltecos decidieron que con un millón 907 mil 801 votos Alejandro Giammattei se convierte en el presidente número 51 de la nación y en el décimo primero de la era democrática del país.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS