ACTUALIDAD

Baños: ese lugar de cuidado en casa desde tiempos inmemoriales

3 agosto, 2018 Isabel Soto

El lugar donde creemos sentirnos más seguros puede ser el más peligroso y hasta letal: la casa. Pero dentro de esta existe un espacio que obliga a guardar el máximo de cuidados: el baño.

De hecho, en varios países europeos cuelgan cintas rojas en los baños de los hoteles como advertencia del peligro en esa área.

Y es que la historia es pródiga en ejemplos de hechos curiosos ocurridos en los baños, algunos de los cuales confirman la existencia de riesgos en estos.

1306: El rey Wencelaus III de Bohemia fue asesinado con una lanza mientras estaba sentado en un inodoro en su castillo.

1837-1901: En la Inglaterra victoriana muchas personas temían que alguien llenara sus inodoros con un líquido inflamable y los encendiera debajo de ellos.

1983: Tuvo lugar un incendio en el baño trasero de un avión de Air Canadá, que dejó como saldo 23 personas muertas.

1989: Muere electrocutado en un inodoro de metal en su celda, cuando intentaba arreglar un auricular y mordió un cable. Se trata de Michael Anderson Godwin, seis  años después de librarse de la pena de muerte en Columbia, Carolina del Sur.

 

 

Tres famosos estadounidenses -el comediante Lenny Bruce (1966), el músico Elvis Presley (1977) y el productor de cine Don Simpson (1996) murieron por sobredosis de drogas en el inodoro.

Y una de las causas más frecuentes del hundimiento de barcos es el fallo en las conexiones de los inodoros.

Accidentes más comunes en los baños:

  • Asfixias por inmersión no intencional en bañeras. Y no solo de niños, como podría parecer a primera vista, sino también de ancianos que sufren desvanecimientos.
  • Ahogamientos en bañeras de bebés, por descuido de los padres.
  • Resbalones, por lo que se recomienda instalar superficies antideslizantes y barras de apoyo, también cerca de las pocetas.
  • Intoxicaciones de niños por productos químicos, ya sea jabones líquidos u otros de olor atrayente.
  • Quemaduras. Sí, leyó bien: al llenar una bañera de agua o al usar la regadera, primero abra el agua fría y luego, poco a poco, la caliente. Pruebe siempre la temperatura del agua antes de sumergirse.
  • Cuidado con las secadoras de cabello, afeitadoras, rasuradoras u otros pequeños aparatos electrodomésticos. La electrocución forma parte de los accidentes más frecuentes en el baño. No los maneje cerca del agua y hágalo siempre con los pies calzados y secos.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS