Finalizado Bélgica 2 0 Inglaterra

Árbitro: - 14 de junio 2018 08:00 AM

Finalizado Francia 4 2 Croacia

Árbitro: - 15 de junio 2018 09:00 AM

Ver notas del Mundial 2018

ACTUALIDAD

¿Banco Mundial bajo el azote del #MeToo contra el acoso sexual?

12 julio, 2018 Isabel Soto

Casi ocho meses después de iniciada la campaña contra el acoso sexual, bajo el eslogan de #MeToo, una nueva institución podría sufrir el azote del escándalo: el Banco Mundial.

Una de cuatro empleadas del organismo financiero internacional dicen haber sido víctimas de ese comportamiento por parte de sus superiores o compañeros de trabajo.

Las quejas veladas por tales situaciones, muchas veces de personas en posiciones de poder contra sus subordinadas, motivaron a un equipo de la entidad a desarrollar un sondeo interno sobre el tema.

Y demostró que 25 % de las mujeres que aceptaron responder al cuestionario habían sido víctimas de esa práctica derivada de la cultura patriarcal imperante.

Pero también evidenció que 4 % de los hombres estuvieron sujetos al acoso sexual en el ámbito de la institución financiera creada en 1944.

Sin embargo, apenas 12 % de las eventuales víctimas de esa modalidad de abuso presentó una queja o denuncia.

La mayoría de las que rompieron el silencio acerca del acoso sexual de que eran objeto fueron mujeres (14 %)

Mas casi todas ellas afirmaron haber quedado insatisfechas con las consecuencias de haber alzado la voz.

De los que no se quejaron públicamente, 32 % temía sufrir consecuencias si lo hacía, 27 % consideró que ello no hubiera cambiado nada y 23 % manifestó desconfianza en el sistema.

Entre los que sí denunciaron, 50 % está insatisfecho con el resultado, frente a 38 % satisfecho.

No obstante, quizás lo más preocupante es que 18 % de los que se quejaron públicamente sufrieron represalias.

Otra cuestión motivo de alerta es que, de las personas que contestaron la encuesta, 6 % aseguró haber sufrido tres o más incidentes de acoso en los últimos tres años y 4 % teme perder el puesto de trabajo en el que está o ha considerado abandonarlo.

Asimismo, 10 % de hombres y 11 % de mujeres dicen haber presenciado actos de acoso sexual a otras personas en el organismo.

Acoso sexual ¿cuestión de subjetividad o de realidad asociada al poder?

Con base en estos datos, los medidores concluyeron que el temor a denunciar los abusos de poder con matices sexuales también está instalado en los espacios de uno de los entes más reconocidos por sus préstamos a países de todo el mundo.

Los resultados de la pesquisa fueron compartidos, vía correo, con los empleados de las distintas dependencias del organismo financiero en mayo, pero no fue sino hasta ahora que llegaron a los medios.

La investigación abarcó una muestra de 5,056 de los 24 mil empleados en plantilla y temporales del Banco Mundial.

De los entrevistados, 57 % son mujeres, 40 % hombres y 3 % no se identificó con ninguno de los dos sexos.

La pesquisa llegó a todas las oficinas del sistema del organismo; sin embargo, confirmó que la mayor cantidad de casos de abuso se concentran en la sede central, en Washington.

Precisamente en ese edificio emblemático trabajan dos tercios de los empleados del ente, aunque un buen número de los asignados a las oficinas en otros países también reconocieron haber padecido alguna vez por tales situaciones.

Más allá del Banco Mundial

El acoso sexual por lo general alude a las situaciones en las cuales el victimario presiona o intimida a su víctima para obligarla a que acceda a tener relaciones íntimas.

Pero no solo el acoso sexual apunta a tener sexo con la persona acosada.

También es común que al acosador le dé placer insinuarse, realizar comentarios obscenos y manosear a su víctima sin pasar a una instancia de contacto carnal. En todo caso, casi siempre la finalidad es intimar con la persona acosada.

La recurrencia de estos casos suele darse en los entornos laborales, donde el acosador suele ser aquel individuo que dispone de una posición jerárquica superior respecto de la persona acosada.

Existen muchas personas enfermas que tienen poder y usan su autoridad para someter a otros; el plano sexual es uno de ellos.

Uno de los escenarios más frecuentes es cuando el jefe acosa o presiona a su empleado o empleada para que acceda a tener relaciones sexuales, porque de lo contrario le despedirá.

Muchas víctimas del acoso sexual aceptan esta situación y no la denuncian, porque temen perder sus trabajos.

Otra de las causas del silencio es que las víctimas temen no ser tomadas en serio, ya que la mayoría de las veces no disponen de pruebas para fundamentar el acoso y la situación se constriñe a la palabra de uno contra la del otro.

Si bien mayormente son mujeres las víctimas de acoso sexual, los hombres también lo sufren y existen muchos casos denunciados que lo probaron.

En la mayoría de legislaciones el acoso de este tipo está penado y dependiendo de la gravedad del caso, el abusador puede ser juzgado y condenado a prisión.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS