ACTUALIDAD

Aumentar la edad para contraer matrimonios ¿ayuda en algo?

18 agosto, 2017 Marcela Lopez Galvez

El Congreso de la República aprobó el 17 de agosto, reformar el Código Civil, en relación a la protección de la niñez y adolescencia en cuanto a la legalidad de la edad en matrimonios.
Con esta reforma, se tipifica que la única edad válida para nupcias, sea de 18 años.

La propuesta que fue presentada por la diputada Alejandra Carrillo, de Movimiento Reformador (MR), y respaldada por el pleno y la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Maria Eugenia Morales, es un pequeño avance para el cuidado de mujeres menores de edad.

Sin embargo, especialistas señalan que no resuelve en su totalidad el problema.

Alejandra Colom, antropóloga y especialista en en temas de género, infancia y adolescencia, indicó que la ley no sería la solución al problema de menores y uniones.

Según Colom, el matrimonio legal, no es lo más común en poblaciones rurales de América Latina, de hecho la mayoría de sus uniones son sin registro.

Hay que profundizar en las causas de los matrimonios en adolescentes, muchas veces es la necesidad, pasa que la joven es muy pobre y básicamente para comer más, o disminuir los gastos en casa, empuja a las niñas a casarse”, señaló la antropóloga.

Datos del Registro Nacional de Personas, RENAP, al 31 de julio indican que de 14 años en adelante 58 mil 757 matrimonios fueron inscritos, de los cuales la mayoría son en la ciudad de Guatemala.

Foto con fines ilustrativos/ AFP PHOTO Johan ORDONEZ / AFP PHOTO / JOHAN ORDONEZ

Sabemos que esta no es la única acción a tomar para la protección de mujeres, el fenómeno de uniones o intercambios de las féminas no solo afecta a las poblaciones indígenas, sino se consolida en tratos económicos entre ladinos, por ello este solo es un primer escalafón en pro de los derechos a favor de nosotras” , afirmó Carrillo, ponente de la ley

Desde la organización País Population Council, que Colom dirige, ven que las uniones de menores se deben abordar con planes para prevención de la violencia, violencia de género, programas de educación, seguridad y educación sexual.

Foto: CIDH

En la reciente visita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se informó sobre los altos niveles de desigualdad, vulnerabilidad y discriminación de las mujeres.

Durante la presentación de los hallazgos realizada el 4 de agosto, la CIDH señaló estos puntos como flagelos hacia la juventud.

 

  • El Estado de Guatemala no ha garantizado la investigación de actos discriminatorios o violentos motivados por la orientación sexual o identidad de género de las víctimas.
  • La debilidad institucional de la justicia juvenil impide que los delitos cometidos contra niños  y adolescentes sean investigados, perseguidos, y lleguen a una sentencia.
  • La falta de recursos y de personal que sufren las instituciones de la Fiscalía de la Mujer, el Juzgado de Turno de Primera Instancia Penal de Delitos de Femicidio o el Modelo Integral de Atención a la Violencia Contra la Mujer debilitan su capacidad de acción efectiva.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS