Canal Antigua

Somos información

Ataque del 6 de enero al Capitolio domina debate en primaria para el Congreso en Wyoming

5 minutos de lectura
A unos 2.500 kilómetros de Washington, D.C., el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de Estados Unidos todavía ocupa un lugar preponderante en la mente de los votantes de Wyoming que acudirán a las urnas el 16 de agosto para decidir si la republicana Liz Cheney debe conservar su escaño en el Congreso.

VOA

La única representante de Wyoming en la Cámara de Representantes de EEUU

la congresista de dos mandatos Cheney, ha apostado su carrera política por ser una de las pocas voces republicanas que critican abiertamente al expresidente Donald Trump. Pero tiene una lucha cuesta arriba para ganar la nominación de su partido en un estado que le dio a Trump su victoria más amplia de las elecciones de 2020, con casi el 70% de los votos.

Las primarias del Partido Republicano de Wyoming enfrentan a Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, contra la candidata respaldada por Trump, la exabogada Harriet Hageman. Wyoming, el estado menos poblado de la nación, ha sido sólidamente republicano durante décadas. Pero el debate sobre Trump ha obligado a los votantes a decidir exactamente qué significa ser un republicano leal y ha convertido la contienda primaria en una prueba para el expresidente antes de las elecciones presidenciales de 2024.

Cheney fue uno de los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que votaron para acusar a Trump en 2021 por incitar los disturbios en el Capitolio y se desempeña como vicepresidente de la comisión selecta de la Cámara para investigar el ataque del 6 de enero. Fue expulsada del Partido Republicano estatal por seguir calificando las afirmaciones de fraude de Trump en las elecciones presidenciales de 2020 como “la gran mentira”.

“Donald Trump tomó la decisión deliberada de violar su juramento del cargo, ignorar la violencia en curso contra las fuerzas del orden y amenazar nuestro orden constitucional. No hay forma de excusar ese comportamiento”, dijo Cheney durante una audiencia del Comisión del 6 de enero el mes pasado. También sugirió que Trump debería enfrentar cargos federales por sus acciones después de las elecciones de 2020.

“Necesitamos una líder como Liz”, dijo a la VOA Jan Cartwright, una ejecutiva de atención médica jubilada de Cheyenne. “Creo que es importante que veamos lo que pasó con la presidencia de Trump y luego el 6 de enero, y creo que la verdad tiene que superar las mentiras. Creo que eso es lo que ella está tratando de hacer, es llegar a la verdad”.

Trump ha criticado el trabajo de la Comisión del 6 de enero, sugiriendo que es injusto que los dos republicanos que investigan sus acciones también votaron para acusarlo.

“Liz Cheney odia a los votantes del Partido Republicano, y lo ha hecho durante más tiempo del que se imagina”, dijo Trump en un mitin a favor de Hageman en Casper, Wyoming, en mayo.

«Wyoming merece una congresista que lo defienda a usted y sus valores, no una que pase todo su tiempo menospreciándolo y persiguiendo a su presidente de la manera más cruel posible».

Algunos votantes de Wyoming

se han desanimado por el mensaje de Trump, diciendo que la determinación de Cheney es un valor de Wyoming. El votante independiente Don Maloff dijo que cambiará su registro de partido solo para poder votar por Cheney.

“Trump está pisoteando a Cheney, lo cual está mal en todos los sentidos”, dijo Maloff, y agregó que admira el trabajo de Cheney en el Comisión del 6 de enero, aunque no cree que cambie la opinión de nadie.

En su único debate, el 1 de julio, los dos candidatos se centraron en Trump, y Cheney sugirió que Hageman sabía que las afirmaciones de fraude electoral de Trump eran falsas.

“La elección no fue robada. Ella sabe que no fue robada. Creo que no puede decir que no fue robada porque está completamente en deuda con Donald Trump”, dijo Cheney.

Pero Hageman sostuvo que Cheney estaba ignorando a sus electores al concentrarse en la investigación del ataque al Capitolio de Estados Unidos.

“Nuestra república no está en peligro por el presidente Donald J. Trump. El presidente Trump fue un excelente presidente para Estados Unidos de América y especialmente para el estado de Wyoming”, dijo Hageman en el debate.

Las encuestas en los días previos a las primarias del martes muestran a Hageman aventajando a Cheney por un margen significativo, una indicación de que las críticas de Hageman a la Comisión del 6 de enero se conectan con muchos votantes de Wyoming.

“A ella no le puede gustar Donald Trump. Ella puede hacer lo que quiera para tratar de llevarlo a donde no puede postularse nuevamente, todo el 6 de enero, sea lo que sea que se trate de toda esa tontería, pero los votantes en Wyoming apoyan, para la mayoría, respaldan firmemente a Trump”, Randy. Mulkey, un votante de Cheyenne que trabaja para una empresa de techado.

Hageman está publicando anuncios de televisión que sugieren que Cheney quiere ser reelegida como la única representante del estado en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos porque se siente cómoda entre la élite de Washington.

Ese argumento resuena con Kelly Krakow, un vendedor de seguros de Alban, Wyoming, que está preocupado por el estado de la economía.

“Cheney simplemente se pasó de la raya en demasiadas cosas”, dijo Krakow. “Y realmente, ella no vive en Wyoming. No lo ha hecho durante mucho tiempo. Y no creo que tenga los valores de Wyoming detrás de ella”.

Mientras tanto, el padre de Cheney está haciendo campaña por su hija. El exvicepresidente, que también representó a Wyoming en el Congreso en la década de 1980, grabó un anuncio de televisión en el que llama a Trump «un cobarde» que mintió a sus seguidores sobre su derrota electoral de 2020, y elogia a su hija por «defender la verdad”.

Incluso si pierde sus primarias, se espera que Cheney continúe con la investigación del 6 de enero en el Congreso hasta el final de su mandato a principios del próximo año.

Fuente: VOA 

Lea También.