ACTUALIDAD

Así vivía «El Chapo», mientras estaba escondido en las montañas

15 enero, 2019 Carolina Hernández

La vida de Joaquín “El Chapo” Guzmán escondiéndose de las autoridades en las montañas del noroeste de México estaba llena de armas militares y con la constante preocupación de ser capturado.

Los fiscales dicen que el líder del Cártel de Sinaloa escapó de una prisión mexicana en 2001 escabulléndose en un carrito de lavandería y pasó los siguientes 13 años fugitivo.

A veces se escondía en las montañas de Sinaloa, su estado natal, en una zona llamada “El Triángulo Dorado”, conocida por los cultivos de plantas como la marihuana y la amapola, utilizada para fabricar heroína.

Detalles de su vida escondiéndose de las autoridades fueron descritos el lunes en un tribunal de Brooklyn, Nueva York, por Álex Cifuentes.

Cifuentes dijo ser la “mano derecha e izquierda de Guzmán” mientras trabajó como secretario del narco, con quien pasó dos años viviendo en las montañas.

“Lo más importante en las montañas es la seguridad”, testificó Cifuentes. “Tienes que estar pendiente”.

Contó detalles en la selva

Con una sonrisa, asintiendo con la cabeza y una mano en el pecho, Cifuentes comenzó a testificar contra su exjefe, compartiendo detalles sobre las directivas de Guzmán en el narcotráfico y cómo evadió a las autoridades.

Cifuentes fue arrestado en México en 2013 y luego extraditado a Estados Unidos, donde se declaró culpable de cargos de narcotráfico y firmó un acuerdo de cooperación con el gobierno de Estados Unidos.

Testificó en el tribunal con un uniforme de prisión azul, mientras que Guzmán se puso traje y corbata.

“Es la primera vez que lo veo vestido con traje”, dijo Cifuentes, mientras la corte, incluida la esposa de Guzmán, Emma Coronel, sentada en la galería, estalló en carcajadas.

Un día típico

Durante los dos años que Cifuentes trabajó para Guzmán en las montañas, “el jefe” vestía ropa militar de camuflaje y tenía un lanzagranadas, granadas de 40 milímetros y una pistola con incrustaciones de diamantes con sus iniciales.

Cuando Cifuentes una vez intentó usar algo que no fuera camuflaje, le dijeron que se cambiara, “para que nos mezclemos con la jungla”.

Guzmán tenía más de siete casas en las montañas de Sinaloa que utilizaba como escondites, y no eran lujosas, dijo Cifuentes, “para no llamar demasiado la atención del ejército”.

Hubo períodos en que el ejército se acercó a las casas donde se alojaba Guzmán, y éste y su equipo de seguridad, secretarios y otros caminaban por el bosque hasta otra de sus casas.

Los hogares tenían vidrios polarizados, electricidad, generadores, televisores de plasma, lavadoras y secadoras, e incluso amas de llaves. Había siete mucamas que se rotaban.

Para un exsecretario del cartel como Cifuentes, la expectativa era que se encargaría de la logística de enviar los suministros al escondite de Guzmán en avión.

Había varios círculos de guardias de seguridad: algunos estaban estacionados en el perímetro de los escondites, otros estaban en el área de las pistas de aterrizaje y otros rodeaban la casa en la que se escondería.

Visitas especiales

Guzmán tuvo visitas amorosas en la montaña.

Entre ellas estaba su esposa, Coronel, que vio personalmente el testimonio de Cifuentes en el tribunal federal de Brooklyn.

“Joaquín le pidió que hiciera enchiladas suizas”, dijo Cifuentes, haciéndose eco de mensajes de texto interceptados por las autoridades, en los que Coronel enviaba el mensaje de que “fueron sus enchiladas las que hicieron que Guzmán se enamorara de ella”.

La fiscal Gina Parlovecchio preguntó a Cifuentes sobre otras “esposas” de Guzmán que visitaron sus guaridas, incluida una mujer conocida como “Griselda”, madre de uno de los hijos de Guzmán, Iván; y otra mujer llamada “Tinita”, quien “cosechaba marihuana (y) la vendía en Los Ángeles”.

Algunas veces las fiestas llegaban a él, incluso en su cumpleaños el 4 de abril de 2008, cuando recibió una lluvia de regalos para satisfacer sus necesidades de seguridad, incluidas motocicletas, una camioneta blanca blindada y un Hummer de camuflaje con sus iniciales.

Por si te interesa: Capturan a cuatro mexicanos que llevaban US$64 mil ocultos en avioneta

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS