ACTUALIDAD

Adiós tabaco ¿Ahora qué me espera?

fumar tabaco
30 diciembre, 2017 Haydee Archila ContraPoder

Son las nueve de la mañana, y después de semanas de tener esta idea en mi cabeza, he decidido dejar de fumar. Comencé cuando tenía 15 años, y antes de que lo supiera fumaba de 7 a 9 cigarrillos por día. Dependiendo de cómo me sentía o el trabajo que tenía qué hacer, era mi rutina diaria. Ahora que he decidido hacer este cambio en mi vida, tengo miedo de cómo resultará. No sé qué esperar, cómo mi cuerpo reaccionará, y lo más importante, ¿podré dejar de fumar?

El consumo de tabaco puede provocar dependencia y graves problemas de salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una de las principales causas de enfermedades crónicas y la causa número uno de muertes prevenibles. Anualmente, se estima que el consumo directo de tabaco es responsable de la muerte de más de 6 millones de personas.

fumar tabaco
Foto: Archivo/Contrapoder

Según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), el 26 por ciento de la población de Guatemala fuma activamente, causando la muerte de alrededor de 6 mil personas cada año. La mejor opción para reducir este riesgo es dejar de fumar, pero es difícil y requiere varios intentos.

Dejar de fumar disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y enfermedades vasculares. Además, reduce los síntomas respiratorios como tos, sibilancias y falta de aire. El riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) y cáncer de pulmón, también disminuye. En las mujeres, reduce el riesgo de infertilidad y de tener un bebé con bajo peso al nacer.

También puedes leer: ¿Hay multa por fumar mientras se conduce?

Es diferente para todos

Algunos fumadores encuentran fácil dejar de fumar, mientras que otros no. Para aquellos que han fumado mucho durante varios años, puede ser más difícil. Sin embargo, hay signos y síntomas que los fumadores que dejan de hacerlo tienen en común.

El término “síntomas de abstinencia” se refiere a un grupo de cambios en su estado de ánimo, comportamiento y cuerpo que aparecen al dejar de fumar y se alivian al fumar otra vez. La abstinencia conlleva al deseo de nicotina, irritabilidad, ansiedad, depresión y aumento de peso. Los estudios demuestran que la mitad de los fumadores reportan haber experimentado al menos cuatro de estas señales. Otros, describen haber presentado mareos, sueño y dolores de cabeza.

Estas sintomatologías suelen ser peores, especialmente durante los primeros tres días. Quienes dejan el tabaco tienen que identificar los estados de ánimo, sentimientos, lugares o cosas que hacen en que activan su deseo de fumar.

La motivación, la mitad de la batalla

No hay una píldora o fórmula mágica para dejar atrás el hábito de fumar. La mayoría deja de hacerlo sin tratamientos. Sin embargo, se ha demostrado que los fumadores que desean ayuda, pueden beneficiarse de consejería individual o grupal, terapias conductuales o alternativas como la hipnosis, la acupuntura o la electroestimulación. Otra opción son los cigarrillos electrónicos, aunque las consecuencias para la salud todavía no se han estudiado.

Nota elaborada  Por: Roberto Delgado Zapata, MD

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS